El poder del terrorismo - Psicomemorias
¿Quieres publicar tu artículo en Psicomemorias y ayudarnos en nuestra misión de divulgar psicología?
¡Claro que quiero!

El poder del terrorismo

Cuando alguien escucha la palabra terrorismo, es casi innegable que en su mente aparecerán imágenes asociadas a esa palabra. 11M, 11S, el atentado en Londres o las Ramblas… son más que conocidos y el nexo común entre todos ellos es precisamente la palabra terrorismo. Pero, ¿qué es? ¿Cómo funciona y qué pretende conseguir? Desde Psicomemorias trataremos de delimitar qué es la delincuencia organizada para tener una mayor comprensión sobre cómo trabajan sus integrantes y daremos ejemplos de grandes organizaciones conocidas a nivel mundial.

¿Qué es la delincuencia organizada?

El artículo 2 de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional firmada en el 2000, en el cual se define la delincuencia organizada, se estipula que para hablar de ella, tienen que concurrir los siguientes requisitos:

-Que el grupo tenga una estructura.

– Debe estar formado por tres o más personas.

– Con duración en el tiempo.

– Con intención de cometer uno o más delitos considerados como graves; es decir, aquellos con penas de al menos cuatro años.

– El objetivo es conseguir un beneficio económico, político o material.

-Además, estos delitos deben de haber sido tipificados en la Convención de Palermo: participación en un grupo delictivo organizado, blanqueo de dinero procedente del delito, corrupción, obstrucción a la justicia y aquellos englobados en una estructura organizada.

(Vito Corleone es uno de los iconos del cine mafioso. Todos conocen a su familia, sus prácticas… y sus naranjas. Fuente: google.imagenes)

Le haré una oferta que no podrá rechazar…

Sí, lo sabemos. Al leer esa frase ha sonado en tu cabeza la voz de Vito Corleone en esa maravillosa escena de “El Padrino”. Y es que, esa película es uno de los grandes iconos del cine de gangsters, aunque no es la única, ya que es un estilo que goza de bastante reconocimiento a nivel mundial. Películas como “Scarface”, “Uno de los nuestros”, “Casino”, “RocknRolla” entre otras, siguen manteniendo su popularidad hoy en día. Y es que la trama de una familia mafiosa engancha tanto que hasta la tan conocida serie “Los Sopranos” ha llegado a igualar a la gran reina de las series actuales. Sin embargo, lejos de la empatía y admiración desarrolladas en la gran pantalla por este tipo de organizaciones, no hay que olvidar el tipo de prácticas y acciones que han desarrollado a lo largo de la historia.

Tradicionalmente estas organizaciones tienen un orden jerárquico con un líder definido; sin embargo, han evolucionado hacia una estructura de red formada por células que empiezan a tener su propia autonomía como se puede comprobar en los casos de islamismo radical.

Para tratar de analizar estos grupos, vamos a ver unos ejemplos con las cinco bandas organizadas más importantes que han existido:

Yagamuchi Guri

Se dice que es la banda organizada más grande del mundo y es uno de los grupos de lo que en Japón se conoce como “Yakuza”. Sus ingresos provienen del tráfico de drogas, el juego y la extorsión. Su estructura es muy centralizada y jerárquica.

Solntsevskaya Bratva

Al contrario que la Yakuza, la estructura de la mafia rusa es descentralizada y funciona con unas decenas de brigadas que, aunque comparten recursos, funcionan de forma más o menos independiente. Se financia del mercado de la heroína y la trata de personas.

Camorra

Es la mafia italoamericana que tanto se conoce en la gran pantalla. Se financia de sus vínculos con los gobiernos locales para generar dinero a través de la explotación sexual, el tráfico de armas y drogas, la falsificación, la apuesta y la extorsión.

N’drangueta

Se podría decir que en origen es igual que la Camorra pero operando en la región de Calabria (la Camorra es más relacionada a Nápoles), con la particularidad de que se ha asociado con otros grupos de EE.UU. Fruto de esta sinergia y del uso de traficantes sudamericanos, controlan gran parte del mercado de la cocaína que llega a Europa a través del Atlántico.

Cártel de Sinaloa

Es la más importante de México y es uno de los grupos que lleva atemorizando a la población mexicana desde hace años, y uno de los mediadores entre los productores sudamericanos de drogas ilegales y el mercado estadounidense que las consume. El líder de la organización era el famoso Joaquín “El Chapo” Guzmán.

(Joaquín Guzmán Loera. Más conocido como “El Chapo Guzmán”. Líder del cártel de Sinaloa. Fuente: google.imagenes)

El terrorismo

Existen muchas definiciones, ya que hay que partir de que el término tiene fuertes connotaciones políticas y posee elevada carga emocional. Pero según la definición de la Enciclopedia Británica, el terrorismo “es el uso sistemático del terror para coaccionar a sociedades o gobiernos, utilizado por una amplia gama de pseudo-organizaciones políticas en la promoción de sus objetivos, así como también por corporaciones, grupos religiosos, racistas, gobiernos de poder”… En definitiva, la clave, como su propio nombre indica, es provocar terror.

El terrorismo al que nos enfrentamos hoy en día se define bajo el concepto “homegrown-terrorism” y hace referencia a aquellos individuos inscritos al islamismo radical que han nacido y/o se han criado en Occidente. Son sujetos que en principio viven relativamente adaptados a la sociedad occidental, pero que por diversos factores de índole religioso, cultural, político o social se oponen a los valores de esta sociedad en la que viven. Esta oposición se manifiesta con la decisión de llevar a cabo la yihad contra lo que ellos consideran “enemigos del Islam”.

Este tipo de acciones se convierten en grandes aliados entre sí para conseguir su propósito. Al ser tantas las variables que influyen en su forma de actuar, para estudiar a estos grupos criminales hay que tener en cuenta las rutinas que llevan, contextos que frecuentan, oficio, estructura familiar… Por ejemplo, lugares potenciales para la radicalización, como pueden ser países de preferencia, centros culturales, mezquitas, locutorios… cualquier espacio físico que propicie el captar a nuevos reclutadores. Sin embargo, esta labor no es sencilla, ya que debido al incremento en el uso de las tecnologías, un nuevo campo de acción son las plataformas virtuales, espacios donde se interactúa, generalmente de forma anónima o con un seudónimo, y que llega a un amplio número de personas. Además, para profundizar en la forma de actuar y en su manera de pensar a la hora de acometer cualquier acción, hay que prestar atención a ese proceso de captación y técnicas de persuasión que utilizan. En definitiva, el homegrown-terrorism tiene la base tradicional del terrorismo pero con la peligrosidad del campo de actuación al que tienen acceso.

¿Qué es lo que pretenden?

El problema del terrorismo es que no sólo afecta a las víctimas directas de sus atentados, sino que también produce malestar a las personas cercanas a la víctima, pudiendo sufrir consecuencias e incluso a desarrollar algún trastorno.

las secuelas se contemplan a nivel físico, psicológico y emocional

Imaginad, en el atentado de Barcelona, a una persona que pasease por las Ramblas en el momento del accidente. Esa situación le provocaría principalmente desconcierto, al no saber qué está pasando, lo que desembocaría a su vez en miedo, estrés, ansiedad etc… Mientras, el resto de familiares también pasarían por estas fases y, una vez concluido el ataque, el trauma puede producir efectos a corto, medio y largo plazo. Entre los primeros síntomas estarían el malestar generalizado, insomnio, pérdida de apetito, desconfianza general, inseguridad, tristeza, aislamiento…lo que disminuye la calidad de vida e incluso podrían llegar a desembocar en algunos casos trastornos. Los más habituales serían los trastornos de conducta, la depresión, ansiedad y ataques de pánico, irritabilidad, trastorno de estrés postraumático e incluso fobias.

 

(El objetivo último de los terroristas es el terror. Debemos ayudarnos para que no lo consigan. Fuente: google imágenes)

Las ideas irracionales del terrorismo tienen el mismo mecanismo que la formación de ideas normales o adaptativas. De hecho, en psicología la terapia utilizada para “reconducir” o formar concepciones racionales es la reestructuración cognitiva. Y es importante fijarse en estas ideas porque en base a ellas llevan a cabo las posteriores conductas delictivas. ¿Cuáles serían estos supuestos irracionales sobre los que se sustentan sus acciones? Según el COP (Colegio Oficial de Psicologos) de Madrid, una de las claves sería el hecho de que sus propios actos no tienen una apariencia irracional, aunque sí son inaceptables y socialmente anómalos. Otra es que no buscan la efectividad en el asesinato o en el sabotaje en sí, sino en los efectos psicológicos. Así que el matar en el momento al mayor número de víctimas no es el objetivo principal, como en el caso de los asesinos en masas por ejemplo, sino el terror experimentado por el resto de víctimas y la sociedad. Por último, la existencia de abundantes distorsiones de la realidad encerradas en sus ideales. Si a estas distorsiones le añadimos el tipo de técnicas de persuasión utilizadas, muy parecidas a las de las sectas, estamos ante una retroalimentación que fomenta esas ideas irracionales.

¿De qué sirve confesarme si no me arrepiento?

En cuanto a la psicología del terrorismo un factor clave es el grupo.

Existe un proceso llamado fusión de la identidad que es cuando la identidad personal y la grupal se fusionan, lo que incentiva a que las personas integrantes de ese grupo estén dispuestas a hacer cualquier cosa por él.

Son importantes los lazos de hermandad que existen entre el sujeto y su “familia grupal”, ya que estos lazos aumentarían la fusión de identidad. Así pues, basándonos en la teoría de la Identidad Social existiría una relación entre la despersonalización del individuo y la dependencia psicológica de éste hacia su grupo. Así que si algún extraño o enemigo externo a la hermandad atenta o amenaza a su seguridad y a su unidad se responderá con violencia para protegerla y perpetuarla. Es decir, se llevarían conductas compensatorias a favor del grupo. Además, junto a esta fusión de identidad, trabajarían otros mecanismos complementarios para su afianzamiento a largo plazo, como los reforzadores dados a esas conductas desadaptativas en forma de beneficios dentro grupo a nivel económico, religioso, social o familiar.

Otro factor psicosocial a tener en cuenta es la finalidad moral de las acciones. En el comportamiento grupal extremista existe un concepto llamado “ultraje moral” y se plantea como la vía de acción del terrorismo. En resumidas cuentas, sería la hostilidad hacia una comunidad que ha peligrado los valores que para el grupo son sagrados. Este ultraje, según la teoría de los valores sagrados, sería el momento en el que para una persona o grupo un determinado valor comienza a considerarse sagrado y los actos para su defensa adquieren un valor extremista (como en el Daesh). Por último, otro modelo a tener en cuenta para la explicación del terrorismo es el modelo de los actos violentos, por el cual el sacrificio sería el método de actuación en el caso de verse vulneradas la fusión al grupo y la consagración de valores. En definitiva, que los integrantes de la célula no harían balance entre los costes y beneficios de sus acciones, sino que atenderían a su cooperación con los intereses del grupo.

Por tanto, para actuar contra este tipo de organizaciones, a nivel popular, es indispensable demostrar que no consiguen lo que pretenden, que no es más que ocasionar terror y separación sobre las víctimas. Además, para conocer el modus operandi es necesario profundizar en los mecanismos psicológicos que sustentan sus conductas así como los factores de la vida diaria que los refuerzan, el tipo de personalidad de los integrantes y la dinámica intragrupal. Es indispensable conocer al individuo a nivel macrosocial e investigar en sus técnicas de coacción para poder conocerlas y saber cómo desactivarlas. Y por supuesto, importantísima la labor de los psicólogos ya que son los que ayudan a las víctimas a encontrar sosiego y recuperar el equilibrio en sus vidas.

Para saber más:

Morir y matar por un grupo o unos valores. Estrategias para evitar, reducir y/o erradicar el comportamiento grupal extremista.

COP Madrid.

El perfil del terrorista.

Angélica Gutiérrez Gutiérrez.

Sobre Nazareth Serrano

Psicóloga por la Universidad de Sevilla, tiene experiencia laboral en la Diputación de Cadiz como técnico superior de orientación e inserción sociolaboral especializada en colectivos con dificultades de inserción. Además, ha tenido contacto con la psicología clínica a través de un voluntariado en un centro de Alzhéimer y de unas prácticas en una consulta infantil. Con un perfil profesional transversal, también cuenta con formación en líneas tan diversas como Criminología o Neuropsicología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Quizás también te guste...

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Saber más

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar