No estoy loco, soy de montaña - Psicomemorias
¿Quieres publicar tu artículo en Psicomemorias y ayudarnos en nuestra misión de divulgar psicología?
¡Claro que quiero!

No estoy loco, soy de montaña

Muchos son los estereotipos que sobrevuelan a los deportes de riesgo y a sus deportistas. Estos deportes, como el alpinismo, escalada o el aladeltismo, se definen principalmente por las peligrosas consecuencias que entrañan, y es por ello que muchas veces se tacha de “locos” a aquellas personas que los practican.

(Fuente: Scottish Dream Photography - Flickr)

(Fuente: Scottish Dream Photography – Flickr)

Pensamos que una persona que está dispuesta a arriesgar su vida o su integridad física no puede ser “normal”, que hay algo en su personalidad que tiene que estar fallando. Sin embargo, y debido a la creciente popularidad de los deportes extremos, estudios recientes han arrojado mucha luz sobre las características de la personalidad de estas personas. Y nada tienen que ver con la concepción de personas impulsivas y fuera de control que podríamos tener en mente.

La escalada deportiva es un deporte que implica algo más de riesgo que otros, por el hecho de desplazarse de forma vertical existiendo la posibilidad de golpes y vuelos (caída que no llega a ser tal por estar sujeto a la cuerda). Este riesgo es mínimo si se practica de forma experimentada, segura y con un buen material, pero a nivel subjetivo implica un estrés añadido ante la sensación de caída al vacío.

Motivación de riesgo

En las últimas décadas, se han llevado a cabo diversas investigaciones en Psicología para intentar averiguar qué empuja a algunas personas a practicar lo que denominamos deportes de alto riesgo a pesar de que, a priori, puede suponer una fuente de estrés y ansiedad para nosotros. Muchas de estas investigaciones se han centrado en analizar la personalidad de estos deportistas.

Tres investigadores de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Málaga recogieron las motivaciones de los escaladores por practicarlo el pasado año 2014. Las cuatro razones menos puntuadas son las que provienen de incentivos externos: reconocimiento social, entrenar para competir, mejorar la imagen o mejorar la salud.

Hay, sin embargo, una razón extrínseca que ha sido señalada por más de la mitad de los escaladores y que ocupa el quinto lugar en el estudio: la mejora de la condición física. Y esta última es importante ya que la escalada posee elementos de riesgo y necesitan poseer un físico útil como una herramienta de trabajo, el equilibrio perfecto entre las propias capacidades y controlar la situación.

Lo que les mueve son motivos intrínsecos relacionados con la propia escalada, como ser una experiencia valiosa, y sentir que son capaces de divertirse con lo que están haciendo independientemente del reconocimiento social, competición, o mejorar imagen y salud.

La Psicología de la personalidad ha hecho varios abordajes para poder explicar la personalidad de los individuos. Nos vamos a centrar en  los primeros acercamientos y esfuerzos de Cattell, el cual centra su estudio en “decodificar” el lenguaje. Dicho lenguaje se recoge directamente de los diccionarios, todos aquellos términos que refieren aspectos observables de la conducta. De esa suma aparecieron casi unos 18 mil términos que tras una primera selección, quitar sinónimos, añadir términos de psiquiatría y literatura psicológica, y aplicarse a muestras de sujetos se redujo hasta 16 (el famoso 16PF de Cattell). Este proceso de limpieza desde los diccionarios está basado en la importancia del lenguaje natural (los términos más importantes deben estar en el diccionario).

deporte riesgo 2

Posteriormente numerosos psicólogos de la personalidad obtuvieron similares resultados bajo el mismo proceso de agrupamiento, encontrando correlación entre esos 16 pudiendo agruparlos en otros cinco factores. Y a este último agrupamiento es a lo que se le llama Modelo de los Cinco Grandes. A continuación os mostramos los rasgos agrupados en estas dimensiones:

Neuroticismo Extraversión Apertura Responsabilidad Cordialidad
Ansiedad
Hostilidad
Depresión
Timidez
Impulsividad
Vulnerabilidad
Afecto
Asertividad
Gregarismo
Actividad
Búsqueda de sensaciones
Emociones positivas
Fantasía

Estética

Sentimientos

Acciones

Ideas

Valores

Competencia

Orden

Necesidad de logro

Sentido del deber

Deliberación

Auto-disciplina

Franqueza

Modestia

Altruismo

Confianza
Actitud conciliadora

Sensibilidad a los demás

Modelo de los Cinco Grandes (Costa y McCrae, 1990)

Éstas serían las principales características de personalidad de los deportistas de alto riesgo, como el montañismo:

  • Búsqueda de sensaciones. Sin duda es fácil confundir esta búsqueda de lo extremo con personas que no le tienen apego a la vida (dicho popular), sin embargo esto es completamente falso. El psicólogo americano David Zuckerman, uno de los pioneros en el estudio de este campo, define la búsqueda de sensaciones como la necesidad de sensaciones y experiencias variadas, novedosas y complejas. Esta necesidad por lo nuevo ha hecho que estos deportistas sean a menudo apodados como “yonkis de la adrenalina”. En este sentido, la preferencia por deportes de alto riesgo podría ser explicada por una tendencia personal hacia lo incierto, ambiguo, variado e impredecible. De hecho, hay estudios que muestran mayores puntuaciones en escaladores en la búsqueda de sensaciones en comparación con otras personas que no practican este deporte.
  • Neuroticismo y extraversión. A menudo, los deportistas se caracterizan por ser personas dinámicas y comunicativas. Sin embargo, estos resultados dependen del tipo de deporte, ya que en algunos deportes de riesgo los practicantes se ven obligados a permanecer largos periodos privados de contacto social. Aunque en menor medida que la búsqueda de sensaciones, algunos investigadores han estudiado la relación del neuroticismo y la extraversión con la práctica de deportes de alto riesgo. También en la década de los 90, un estudio de la investigadora Montserrat Gomà-i-Freixanet de la Universitat Autònoma de Barcelona  estudió los rasgos de personalidad de 97 deportistas de montaña en expediciones al Himalaya, y encontró una relación positiva entre la extraversión y la práctica de estos deportes. Es decir, estos deportistas que puntúan alto en este rasgo de personalidad, por lo que se trataría de personas con una gran capacidad de establecer interacciones interpersonales. Esta investigadora catalana y su equipo nos arrojan algo de luz sobre la personalidad características de los deportistas de montaña, mostrando que el perfil de personalidad compartido por practicantes de actividades arriesgadas se compone de: alta extraversión y búsqueda de sensaciones, bajo neuroticismo, estabilidad emocional, conformidad con las normas sociales, búsqueda de peligro y aventuras por medios socializados.
  • Estabilidad emocional. Las personas con estabilidad emocional son capaces de controlar sus emociones, pacientes y competentes para mantener la calma en situaciones de peligro. Así, por ejemplo, los alpinistas necesitan controlar sus emociones negativas ante repentinos cambios de tiempo que dificulten su actividad, o los buceadores no pueden permitirse entrar en pánico al ver un pez peligroso. Los estudios realizados por el sociólogo noruego Gunnar Breivik en el año 1996 comparando a un grupo de alpinistas noruegos en el Everest con uno de estudiantes y otro de militares reclutas mostraban que los alpinistas presentan puntuaciones altas en estabilidad emocional, además de en agresividad, energía, búsqueda de sensaciones y riesgo, susceptibilidad al aburrimiento, y niveles más bajos en ansiedad que los estudiantes y reclutas.

Por otra parte, el psicólogo americano Matthew Sleasman publicó un estudio (en el año 2004) en el que describe a un grupo de alpinistas en base a su gran estabilidad emocional. Además, comprobaron que estos deportistas son más competitivos, están más orientados intrínsecamente, con mayor apertura a la experiencia y menor ansiedad que la población no deportiva.

  • Responsabilidad. Los deportistas de riesgo se caracterizan también por altos niveles de responsabilidad. Esto es coherente con el hecho de que tienen que hacer frente a mayores peligros (y sus consecuencias) que otros deportistas, ya que no es lo mismo perder un balón en un contraataque que perder una brújula en medio del Himalaya. Bien sea como asegurador en escalada o como cabeza de expedición en alpinismo, la responsabilidad que atañe estas prácticas son extremas, pues se puede pagar con la vida propia, la de un compañero, o incluso de toda la expedición. En un estudio reciente realizado por investigadores de Eslovenia y Croacia se comparó los rasgos de personalidad de 38 deportistas (alpinistas y parapente) con los de otros 38 atletas, y otros 76 no deportistas. Los primeros obtuvieron mayores puntuaciones en estabilidad emocional, responsabilidad y actividad que los no deportistas y los del segundo grupo.
  • Adaptabilidad. Una cuestión fundamental para la práctica de deportes de riesgo es ser capaz de amoldarse a las circunstancias. Ante un error o un cambio inesperado de los eventos, hay que mostrar flexibilidad para adaptarse a la nueva situación. Un grupo de investigadores italianos llevó a cabo un estudio que apunta a que éste es precisamente uno de los rasgos que caracteriza a los deportistas de riesgo, junto con un menor nivel de ansiedad y un mayor ego.

De este modo, los deportistas extremos se definen por ser personas con una alta estabilidad emocional, sentido de la responsabilidad y extraversión.

Además de los factores de personalidad característicos de los deportistas de alto riesgo, otros investigadores se han preguntado si la práctica de estos deportes favorece el desarrollo de ciertas habilidades y capacidades psicológicas. En el estudio de Puertas, Chamarro y Font (2005) sobre las habilidades psicológicas en la escalada deportiva se diseñó un cuestionario (CHPED) donde recogían el nivel de compromiso del escalador con su actividad (cognitiva y emocional, reestructuración, y control emocional y atencional) ponen de manifiesto qué habilidades activan los deportes de montaña:

  • Alta concentración. El uso del material en este tipo de prácticas requiere una atención casi plena: colocar cintas, hacer nudos, pasar cuerdas, y hacerlo todo de forma previa mentalmente para que en todo momento mantengamos la lógica de nuestras acciones (qué cuerda pasar por dónde y porqué). Esta reevaluación constante de los pasos que necesitamos seguir suponen un esfuerzo físico y cognitivo que pone en juego, a la vez que desarrolla, nuestra capacidad para sostener la atención durante un tiempo bastante prolongado, nuestra habilidad para planificar lo que haremos a continuación y nuestra resistencia a la fatiga y el esfuerzo prolongado.
  • Reevaluación. A nivel psicológico, supone un gran reto para el escalador donde, en función de la dificultad acorde con su nivel, el deportista tiene que tomar decisiones en cada paso para dosificar su fuerza y poder completar la tarea. Este tipo de entrenamiento mejora nuestra capacidad para detectar errores y solucionarlos
  • Habilidades sociales. Los deportistas extremos son también personas con habilidades sociales muy desarrolladas. Por ejemplo, un componente de una balsa de rafting debe ser capaz de notar cuándo un compañero está cansado, y también de confiar en que dicho compañero va a remar correctamente cuando se encuentren cerca de un remolino.

En cuanto a la diferencia de género los estudios de Feher y sus colaboradores demostraron ya en 1998 que el perfil psicológico entre escaladores y escaladoras era bastante parecido.

Finalmente, las personas que practican deportes de riesgo se conocen también por ser originales, curiosas y, como hemos dicho, por mostrar gran interés por los cambios. Así, un automovilista en el desierto que de repente encuentra su coche hundido en la arena, debe de ser capaz de pensar en una solución rápida y efectiva para sacar el coche de la duna  gastando la menor energía y recursos disponibles.

Me gustan los deportes de riesgo ¿significa que no valoro la vida? (Fuente: Goretex - Flickr)

Me gustan los deportes de riesgo ¿significa que no valoro la vida? (Fuente: Goretex – Flickr)

Como hemos visto, las investigaciones sobre la personalidad de los deportistas de alto riesgo (fundamentalmente montañistas) señalan que existen diferencias en los estilos de personalidad respecto a los participantes de deportes de bajo riesgo o los no deportistas. Sin embargo, hasta ahora las medidas utilizadas no han sido suficientemente precisas, y no se ha podido delimitar un perfil concreto del montañista claramente diferenciado del de otros deportistas de riesgo. Además, otros factores distintos a la personalidad también afectan al deportista a la hora de elegir su actividad, como la facilidad de acceso, la opinión de conocidos y amigos, la popularidad del deporte concreto, la atención que le prestan los medios y la comercialización.

En resumen, el deporte de alto riesgo es una experiencia compleja y multifacética que implica tanto variables de personalidad como la influencia del contexto en el que nos desenvolvemos. Para algunos, la motivación para estos deportes puede ser estar más en contacto con la naturaleza y una apertura a la experiencia, mientras que para otros darse cuenta de que sus sentidos se agudizan. No lo hacen porque estén locos, sino locos por la naturaleza o nuevas experiencias.

Para saber más…

Una/s peliculas: Everest y 127 horas

Un libro: En búsqueda del séptimo cielo, J.A. Pujante

Una tesis: López Rivera, E. (2014). Efectos de diferentes métodos de entrenamiento de fuerza y resistencia de agarre en escaladores deportivos de distintos niveles.

Un vídeo: Concentración de escalada RocTrip- Argentina 2012

Referencias

García Naveira, Alejo (2010). Diferencias individuales en estilos de personalidad y rendimiento en deportistas.

Faullant, R. et al., Personality, basic emotions, and satisfaction: Primary emotions in the mountaineering experiencie, Tourism managent (2001)

Sobre Antonio García Fernández

Psicólogo de emergencias. Miembro del grupo GIPED. Interesado en los ámbitos de la antropología, la sociología y la criminología. Tiene experiencia en evaluación, diagnóstico e intervención con personas mayores. Actualmente está centrado en su carrera como opositor Policía Nacional.

13 Interacciones

  1. Eusebio Morales Rodriguez dice:

    Gracias por el estudio ya que muchos de nosotros los alpinistas siempre nos catalogan como locos y que solo perdemos el tiempo.
    Grandioso que esta publicación la conozca la gente que si estamos preparados física , emocional y psicológica mente.
    No se aventuren ni dejen a sus hijos con personas que supuesta mente son guías y a la mera hora los pierden, y sus hijos quedan trauma dos por una mala experiencia.

    • Antonio García Fernández dice:

      Muchas gracias Eusebio. Agradecemos el comentario y esperamos que le haya sido de su agrado como deportista. Saludos.

  2. ING. ADÁN CASTILLO RAMÍREZ dice:

    MUY INTERESANTE Y RECONFORTANTE LEER ALGUNAS DE LAS CARACTERÍSTICAS QUE SE DESARROLLAN CON ESTE TIPO DE DEPORTE, PERO COMO SIEMPRE HE DICHO NO ES LO MISMO LEERLO QUE VIVIRLO. Y DESDE MI EXPERIENCIA PERSONAL EN ESTE TIPO DE DEPORTES, AUNADO A LO QUE BIEN YA COMENTARON SE GENERAS UNA INDEPENDENCIA PERSONAL AL MISMO TIEMPO QUE SE FORMA UN LASO CASI FAMILIAR CON EL GRUPO EN EL QUE TE ENCUENTRES YA QUE EN UNA SALIDA DONDE NOS REUNIMOS 10 LOS 10 NOS OCUPAMOS DE QUE LAS COSAS SALGAN BIEN Y TODOS REGRESEMOS CON UNA BUENA EXPERIENCIA Y NUESTRA META CUMPLIDA. Y AUNQUE SE HAGA MUCHAS VECES EL MISMO CIRCUITO, LA EXPERIENCIA SIEMPRE SERA DISTINTA. PD. GRACIAS POR COMPARTIR ESTA INTERESANTE INFORMACIÓN.

    • Antonio García Fernández dice:

      Saludos Adán. Nos alegramos que te haya gustado. Que sigas disfrutando igual en tus salidas. Saludos!

  3. BEATRIZ FERNANDEZ dice:

    Conozco dos casos de personas que habiendo estado cerca de la muerte,por enfermedad,ya sanos,se dedican a deportes extremos,arriesgando sus vidas.Que explicacion psicologica hay?que buscan?que necesitan experimentar?un segundo round con la muerte?Me interesa su explicacion profesional.

    • Antonio García Fernández dice:

      Saludos Beatriz. Sobre lo que comentas, intentando no generalizar, estar al borde de la muerte te hace replantearte tu vida. Es normal que personas que hayan tenido procesos largos como una enfermedad, al recuperarse tengan la sensación de querer “exprimir la vida”. Esto no quiere decir ponerse literalmente en riesgo para buscar o rozar la muerte, pero sí con sentir esas sensaciones que no son cotidianas. Ten en cuenta, también, que esto está muy relacionado con la cultura. Si bien para una persona un objetivo vital sería “formar una familia” puede que para otra sea “conocer mundo” y para otra la muy conocida “escribir un libro y plantar un árbol”. De lo que estoy seguro es que el riesgo puede estar en muchas situaciones, puede que esas personas hayan encontrado un deporte de “riesgo controlado” y en el equilibrio coste/beneficio les resulte más emocionante y satisfactorio que imprudente-temeroso.
      Espero haber respondido a tus dudas. Gracias por leernos y por tus preguntas.

  4. VICENT JOAN MONLEON PEREZ dice:

    Hola; antes que nada felicitarte por el extraordinario articulo que has escrito.
    A pesar d que quizas las respuestas a la pregunta que voy a formularte esten más o menos expuestas en tu escrito, quiero hacertelas.
    En estos momentos estoy cursando estudios de TDM nivel uno y en varias asignaturas ha surgido la cuestión de las negligencias, el pago o no de rescates, etc. Al intentar analizar la negligencia, como hecho específico de la actividad humana, pero en su apartado ” alpino”, no acierto a definir con precisión cuales son sus causas: que si el “efecto decatlhon”, el efecto ” calleja”, el efecto ” voy sobrao y no tengo límites”, etc, por definir de manera algo burda, pero rápida algunas de sus posibles causas.
    ¿Podrias darme tu opinión al respecto como psicólogo?
    Gracias.

    • Antonio García Fernández dice:

      Saludos Vicent Joan, agradecemos muchísimo comentarios como el tuyo donde queda reflejado el interés tanto por la materia como por la psicología. Te agradecemos en nombre de todos tu curiosidad. Mi opinión particular sobre la negligencia creo que reside en su origen, en una mal conocimiento de habilidades propias, frente a las exigencias del entorno. Más profundamente sobre ello: no saber plantear las posibles consecuencias. El componente de responsabilidad y humildad creo que es común en todos estos casos. Cuando alguien “va de sobrao” puede llevar buena motivación, pero le falla humildad en esa actitud, por lo que es muy probable que no se deje aconsejar o tenga en cuenta los posibles peligros/riesgos. El efecto decathlon que refieres, creo entender, que no basta con tener el mejor equipo (ojo, es importante tener material adecuado) pero es igual de importante la habilidad y el desempeño, por así decirlo cuáles son nuestros límites y cuales los límites que exige el medio. Por último supongo que hace falta más divulgación de este tipo de deportes ya que, aunque cada vez hay más, se está popularizando y es por ello que los profesionales debemos asegurarnos de que todos tengan acceso a ello. En resumen: hay que tener mucho conocimiento sobre el entorno y sobre nosotros.

  5. Guillermo Scipione dice:

    gracias !! realmente ahora no me siento anormal jajajaj!!! siempre discutia sobre el tema tengo estudios en ciencias sociales y más de una vez pense tal como lo haz investigado!! muy bueno!!!

  1. 15/10/2015

    […] No estoy loco, soy de montaña […]

  2. 24/11/2015

    […] disciplina poco conocida pero que cada vez tiene más adeptos.  Como ya hicimos anteriormente en este artículo, hemos querido dar a conocer un poco más en qué consisten los deportes de riesgo y qué motiva a […]

  3. 04/11/2016

    […] Las personas que practican deportes extremos muestran diferente perfil psicológico […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Quizás también te guste...

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Saber más

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar