¿Está la familia en crisis? - Psicomemorias
¿Quieres publicar tu artículo en Psicomemorias y ayudarnos en nuestra misión de divulgar psicología?
¡Claro que quiero!

¿Está la familia en crisis?

Divorcio, adopción, matrimonio homosexual… Algunos sectores opinan, alarmados, que se está produciendo una crisis de la institución familiar, pronosticando su fin. Pero, ¿qué nos dice la historia?

Tal y como dijo Lamo de Espinosa (1995), la historia de la humanidad es la historia de la crisis de la familia. Las familias nunca han permanecido estáticas a lo largo de la historia, sino que han evolucionado adaptándose a las necesidades de la humanidad, mostrando una gran diversidad a lo ancho de la geografía mundial.

Primera transición familiar

Durante la edad media y la edad moderna la familia, al menos en nuestro contexto occidental, era multinuclear, es decir, estaba compuesta no sólo por los padres e hijos como hoy en día, sino que bajo el mismo techo convivían tíos, primos, abuelos, etc. Era esencialmente patriarcal, basada en una estructura jerárquica que marcaba la posición de los hombres y las mujeres y el papel de cada generación. La finalidad de la familia en aquel entonces era la reproducción, siendo la única entidad que cumplía la función de socialización, sanidad, seguridad, cuidado…

La familia tradicional alemana en los años 30.

La familia tradicional alemana en los años 30.

Es en este contexto cuando aparece la industrialización y tiene lugar la primera transición familiar. La familia extensa deja de vivir bajo el mismo techo, se produce así una nuclearización. Las funciones que anteriormente ejercía la familia pasan a otras instituciones: la escuela y los medios de comunicación socializan y educan, los hospitales y asilos se encargan del cuidado de las personas enfermas o ancianas, las fuerzas de seguridad se ocupan de la defensa. Sin embargo, no todo cambia en esta primera transición familiar, pues la estructura patriarcal (o postpatriarcal) continúa ejerciendo el poder. Además, el único modelo familiar que tiene legitimidad es la convencional: biparental, matrimonial y con hijos biológicos.

La familia tradicional americana de los años 50. Extraído de un fotograma de "Leave it to Beaver"

La familia tradicional americana de los años 50. Extraído de un fotograma de «Leave it to Beaver»

Segunda transición familiar

En la segunda mitad del siglo XX tiene lugar la segunda transición familiar, que llega a España con la democracia (como tantas otras cosas). El modelo patriarcal entra en crisis, produciéndose cambios en la dinámica de las relaciones y en los valores que se sostienen dentro de la familia. Además, se difuminan los límites entre la legitimidad e ilegitimidad, produciéndose una progresiva diversificación y aceptación de distintos modelos familiares.

Esta segunda transición tiene lugar gracias a los avances y la despenalización de los anticonceptivos y la lactancia artificial que, junto con el avance de la ideología feminista, tienen como consecuencia la incorporación al mundo laboral remunerado de la mujer, junto con la reducción del número de hijos e hijas. Los avances sanitarios también juegan su papel: el incremento de la esperanza de vida reduce la necesidad de recambios generacionales, retrasa la edad de acceso a la maternidad o paternidad y amplía los horizontes vitales con nuevas nupcias, nuevos hijos, etc.

La crítica esencial que recibe esta nueva familia es la pérdida de los valores familiares. Sin embargo,podría decirse que en ningún momento histórico la familia ha perdido sus valores, sino que estos se han cambiado y se han ido adaptando al nuevo entorno. Frente a los valores que se difundían en el pasado, como la sumisión o la obediencia, la familia actualmente aboga por la libertad, la igualdad, la solidaridad, la individualidad, la privacidad, la diversidad y la tolerancia, lo que permite distintas formas de organizar las familias (biparental, monoparental, homoparental…) y la ampliación de proyectos vitales (nuevas uniones, nuevos hijos…).

Así, una encuesta realizada por el CIS en 2004 bajo la consigna “Voy a mostrarle una lista de cualidades que con frecuencia los padres tratan de inculcar a sus hijos. ¿Cuáles son aquellos tres que Ud. considera más importantes?” reveló que los padres se interesan por educar a sus hijos en buenos modales (43.6%), responsabilidad (56.1%) y tolerancia y respeto frente a los demás (61.2%) frente a la obediencia (15.7%) o la fe religiosa (4.3%).

Las distintas formas de familia responden a distintos modos de buscar la felicidad

Teniendo en cuenta esta diversidad, ¿qué se entiende hoy en día por familia? La definición en nuestro idioma que mejor la describe viene de la mano de Palacios y Rodrigo (1998): “Unión de personas que comparten un proyecto vital de existencia en común que se quiere duradero, en el que se generan fuertes sentimientos de pertenencia a dicho grupo, existe un compromiso personal entre sus miembros y se establecen intensas relaciones de intimidad, reciprocidad y dependencia”.

Para saber más…

  • Alberdi, I. (1999). La nueva familia española. Madrid: Taurus.
  • Flaquer, L. (1999). La estrella menguante del padre. Barcelona: Ariel.
  • Golombok, S. (2000). Parenting. What really counts? Londres: Routledge.

Sobre Carmen Paniagua

Psicóloga evolutiva y Máster Oficial en Intervención y Mediación Familiar. Actualmente, está realizando el doctorado con el estudio Health Behaviour in School-aged Children (HBSC) de la Organización Mundial de la Salud y con un proyecto de ruptura en adopción y acogimiento familiar.

2 Interacciones

  1. 13/04/2015

    […] familias que, por sus características no normativas, viven la pérdida de un hijo con más dificultad si cabe. Podemos encontrar ejemplos […]

  2. 18/01/2016

    […] Otro aspecto relevante en la comprensión y aceptación de la separación de los progenitores es el concepto de familia que se tenga. Si el niño ha aprendido que una familia es una madre, un padre y sus hijos es mucho más difícil que acepte que se puede seguir siendo una familia si sus padres no viven bajo el mismo techo. Así, el contacto y la educación en diversidad familiar ayudará a entender más fácilmente a los niños y niñas que la familia no se basa en la estructura. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Quizás también te guste...

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Saber más

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar