Entrevista a Fundación Lovaas: ABA, ciencia para el autismo.
¿Quieres publicar tu artículo en Psicomemorias y ayudarnos en nuestra misión de divulgar psicología?
¡Claro que quiero!

Entrevista a Fundación Lovaas: ABA, ciencia para el autismo

En esta ocasión abrimos virtualmente las puertas de la Fundación Lovaas en Sant Cugat del Vallès (Barcelona), un centro clínico pionero en España en la aplicación del Análisis de Conducta Aplicado (ABA, por sus siglas en inglés). Queremos que conozcáis de cerca el trabajo que más de 20 profesionales de la salud y la educación realizan en este centro; a qué se enfrentan en su día a día; qué metas tienen como profesionales; y qué resultados obtienen con el ABA en la enseñanza de habilidades a los niños. Para ello contamos con Víctor Rodríguez (director de Fundación Lovaas) y Sandra Ballesta (responsable del departamento de apps), así como con nuestra compañera Mercedes García, que forma parte del día a día de la Fundación desde abril de 2017 como coordinadora y terapeuta. Con esta entrevista conoceremos más detalles acerca de Lovaas, de los Trastornos del Espectro del Autismo (TEA) y de la enseñanza mediante las apps que han diseñado. Esperemos que disfrutéis de esta visita virtual tanto como nosotros.

Fundación Lovaas aplica el análisis de conducta (ABA) al tratamiento de los trastornos del espectro autista

El equipo de la Fundación Lovaas reunido

Decíamos en la presentación que un rasgo característico de Fundación Lovaas es que se trata de un centro pionero en la aplicación de procedimientos basados en el Análisis de la Conducta Aplicado. ¿Podéis explicarnos mejor en qué consiste?

El Análisis de Conducta Aplicado o ABA (es mucho más común utilizar las siglas en inglés) es el uso de todos los principios descubiertos por la ciencia del Análisis de Conducta para dar soluciones efectivas a las dificultades educativas y clínicas. Las intervenciones basadas en ABA se ajustan a las necesidades individuales del niño y los lugares en los que aprende, como la familia o la escuela. De esta forma, podemos enseñar habilidades de las diferentes áreas de desarrollo (lenguaje, relaciones sociales, juego, etc.).

Antes de seguir con la entrevista, ¿nos contáis cuáles son las características principales del ABA?

Claro, además en este punto hay varias cosas que comentar. Lo primero que debemos saber es que nosotros estudiamos la conducta: es nuestro foco de análisis y en lo que se centran todos nuestros programas de intervención. Y entendemos ésta tal y como la definió Skinner en 1938: “conducta es cualquier cosa que haga el organismo”. Es decir, ejemplos de conductas serían tanto correr, tirar del pelo y señalar, como leer, hablar o recordar qué hiciste ayer con tu familia. Todo lo que hacemos son comportamientos.

Una característica fundamental es que trabajamos tanto con la conducta observable como con la privada. Es decir, además de las conductas que podemos ver, nosotros también estudiamos las que sólo son accesibles para uno mismo, como los pensamientos, las emociones y las percepciones. A estas conductas las llamamos privadas. Por ejemplo, enseñar a pedir las cosas que un niño necesita y quiere, o identificar las emociones, también son objetivos en nuestra enseñanza. Esto es interesante destacarlo porque parece que cuando hablamos de Análisis de Conducta o de comportamientos, rápidamente pensamos en una rabieta de un niño, pero no es sólo eso.

Otro aspecto importante es que tenemos que diferenciar los dos tipos de conducta básica: la respondiente, en la que un estímulo provoca el comportamiento (por ejemplo, me soplan en el ojo y lo cierro); y la operante, en la que no hay un estímulo que causa el comportamiento. Dicho comportamiento se llevará a cabo con más o menos frecuencia dependiendo de las consecuencias que se hayan presentado. Es decir, no hay un estímulo causal sino que la probabilidad de que se produzca un comportamiento varía en función de las consecuencias que se presenten. Por ejemplo, en una clase:

– A ver ¿Quién me dice qué es Andalucía?

– Una Comunidad Autónoma de España

– Genial ¡buen trabajo! Un punto positivo para ti.

No podemos olvidar un punto fundamental en Análisis de Conducta: el contexto. Para entender el comportamiento de una persona tenemos que ponerlo en relación con los eventos que ocurren en el ambiente (el mundo que nos rodea). Por tanto, necesitamos analizar tres cosas: el comportamiento de la persona, su propia historia (biológica, psicológica y cultural), y el contexto en el que vive.

Si queremos entender cuál es la causa de un comportamiento que se está produciendo ahora, debemos tener en cuenta:

  • el contexto actual: aquellas variables presentes en el entorno de la persona ahora mismo;
  • la historia de aprendizaje: a lo largo de la vida de la persona, ¿qué comportamientos se han reforzado y cuáles se han castigado?;
  • las circunstancias en las que nuestra especie ha evolucionado.

Entonces, si la causa del comportamiento estuviera en el ambiente, ¿cómo se puede ajustar la terapia a las necesidades del individuo?

Cuando decimos que “cada persona es un mundo” es por esto. Contamos con unos reflejos y características biológicas frutos de la evolución de nuestra especie. Pero no hay que olvidar que somos lo que somos por lo que hemos aprendido a hacer en función de las consecuencias que ha tenido nuestro comportamiento a lo largo de nuestra vida. Por eso hacemos tanto énfasis en que el origen del comportamiento está en el ambiente. Son las consecuencias las que determinan si nuestro comportamiento se mantiene, disminuye o aumenta, y así es como podemos adaptar la terapia a las necesidades del individuo: analizando y modificando las consecuencias de su comportamiento.

Por ejemplo, imaginad dos situaciones: un niño está paseando por la calle y dice “mira un perro”, y yo le respondo “sí, es un perro marrón enorme” (esta respuesta sería la consecuencia). En la misma situación, tras el comentario del niño, mi respuesta (la consecuencia) podría haber sido quedarme en silencio mirando el teléfono móvil. Es muy probable que cada una de esas consecuencias tenga un efecto diferente para el comportamiento futuro del niño.

Vemos que definís el Análisis de la Conducta como una ciencia. ¿Por qué la definís así y no como una disciplina dentro de otra ciencia más amplia como la Psicología?

Tendríamos que especificar un poco qué es lo que se entiende cuando hablamos de disciplina, paradigma, doctrina o ciencia. El Análisis de Conducta es una ciencia porque cumple todas las características para serlo. Una ciencia es un conjunto de conocimientos obtenidos mediante observación y experimentación estructurados sistemáticamente y de los que surgen principios y leyes generales que están siempre en revisión. Todas estas características las cumple el Análisis de Conducta y, por eso, es una ciencia y no una metodología, ni una herramienta de trabajo.

Suponemos que hay diferentes formas de intervenir en los trastornos del desarrollo. Como profesionales del ABA, ¿habéis encontrado barreras con otros especialistas?

Normalmente, colaboramos con otros especialistas como logopedas o profesores del colegio, ya sean centros ordinarios o de educación especial. Sí es cierto, aunque cada vez pasa menos, que hay algunos prejuicios sobre el ABA y el papel del terapeuta. Sin embargo, hemos tenido la experiencia de que sólo es una perspectiva por no conocer íntegramente cómo funciona el Análisis de Conducta Aplicado. Cualquiera que acuda a nuestras formaciones o vea una sesión con nuestros niños, comprobará que tan sólo es una enseñanza inicialmente más estructurada para crear oportunidades de aprendizaje.

Bueno, ahora tenemos un poco más claro qué hay detrás del trabajo de un Analista de la Conducta, un perfil más común de lo que el lector pueda imaginar. Tras estas pinceladas volvamos al ABA. ¿La relación de vuestro trabajo con el tratamiento de los Trastornos del Espectro del Autismo se debe a alguna razón especial?

Es cierto que son muchos los estudios e investigaciones que se han centrado exclusivamente en usar el ABA en los TEA, y casi todos los centros ABA se han especializado en esta población. Creo que esto ha hecho que el ABA esté muy asociado a los TEA, pero no es tan sólo una forma de intervenir en este tipo de trastornos, sino con cualquier trastorno del desarrollo o dificultad en el aprendizaje, para la enseñanza de cualquier habilidad y para todo tipo de poblaciones.

Como sabéis Psicomemorias es una web de divulgación de Psicología, pero todavía nadie se ha aventurado a explicar nociones básicas de conducta y condicionamiento. Queríamos aprovechar la ocasión, ahora que hablamos con vosotros, para que nos explicárais uno de los aspectos más básicos del análisis del comportamiento: ¿qué es el reforzamiento positivo?

Os hemos comentado que las consecuencias modifican nuestro comportamiento. Cuando hablamos de reforzamiento positivo hacemos referencia a la presentación de un estímulo, como un objeto, una sonrisa o un “gracias”, como consecuencia a una conducta, y cuyo efecto es fortalecerla. Es decir, con esa consecuencia conseguimos aumentar la probabilidad de que vuelva a producirse esa conducta.

«Rodea los animales» (Antecedente) – La niña rodea un pez, un elefante y una gallina (Respuesta) – «¡Buen trabajo! ¡Son animales!» (Consecuencia)

Si vemos la imagen, las consecuencias a las respuestas de la persona podrían hacer más probable que volvieran a producirse en el futuro. Es importante tener en cuenta que un objeto o una actividad por sí misma no es un reforzador. Por ejemplo, asumir que el chocolate es un reforzador porque resulta placentero para la gran mayoría de personas es un error, porque a lo mejor yo odio el chocolate y en lugar de repetir el comportamiento que se espera de mí, no vuelvo a tenerlo nunca más.

Hay que comprobar que la conducta aumenta su probabilidad de emisión futura cuando se ha presentado ese estímulo de forma contingente a la respuesta. Dicho con otras palabras, para saber que algo está actuando como reforzador, tenemos que ver si al presentar una consecuencia después de la respuesta de la persona, dicha respuesta vuelve a producirse en el futuro.

Siguiendo con el ejemplo de la imagen, la consecuencia presentada (<<¡Buen trabajo! ¡Son animales!>> con la voz y tono del terapeuta) sería un reforzador si en ocasiones futuras la niña vuelve a rodear los animales cuando éste se lo pide.

La voz del terapeuta, su mirada, su contacto, las actividades que realizan juntos, etc. adquieren la capacidad de reforzar el comportamiento del niño

En las sesiones con los niños, ¿cómo véis que las conductas aumentan su probabilidad de ocurrencia?

Aquí el trabajo con reforzadores efectivos es muy importante y en Fundación Lovaas nos centramos mucho en esto. Hemos comentado que no podemos asumir que algo es un reforzador porque le guste a la gran mayoría, como el chocolate, una chuche o un juguete. ¿Qué indicadores observamos para comprobar que un reforzador es efectivo? Principalmente, que la conducta vuelve a repetirse, y este efecto lo podemos observar cuando los niños responden correctamente a las tareas que les pedimos (demandas de programación) y emiten conductas que antes no hacían. Además, todo esto queda anotado en nuestros registros.

Cabe resaltar un factor muy importante, aunque parezca subjetivo: que el niño “conecte” con el terapeuta para que éste se convierta en una fuente de reforzadores. Su voz, su mirada, su contacto, las actividades que hacen juntos, etc., adquieren la capacidad de reforzar el comportamiento del niño. A partir de ahí, se pueden buscar otros reforzadores que hagan las sesiones más fluidas y dinámicas, para así poder continuar enseñando habilidades.

¿Cómo comprobáis que existe mejoría en la intervención que hacéis?

Es muy interesante que preguntéis esto porque en ABA trabajamos con datos cuantitativos y cualitativos que nos aportan información de los programas que estamos aplicando. Existen diferentes formas de registrar los datos y, probablemente, cada centro o especialista en ABA lo haga de una forma diferente.

Antes de empezar una intervención observamos las habilidades actuales del niño en diferentes áreas: habilidades de juego, autonomía, lenguaje, etc. En función de esto diseñamos objetivos de trabajo. Pero antes de comenzar la programación diseñada, se realiza una línea base. Una línea base es un estudio del comportamiento de la persona antes de la intervención. Así podemos conocer cuáles son las características del comportamiento actual, y podemos plantear objetivos de cambio realistas y comparar posteriormente el comportamiento antes y después de la intervención.

Por ejemplo, imaginad que vamos a trabajar el control de esfínteres con un niño. Tomamos una línea base y vemos que el niño tiene escapes de orina cada 5 minutos. A partir de aquí empezamos a trabajar con el objetivo de ampliar el tiempo a, imaginad, una hora. Aplicamos la intervención durante dos semanas y evaluamos este objetivo, observando que el niño ha conseguido incrementar el tiempo de control de esfínteres a 20 minutos sin ningún escape. Podríamos pensar que la intervención es un fracaso, porque nos habíamos propuesto reducir los escapes de orina a una vez cada hora. Sin embargo, si comparamos este dato con la línea base, podemos tomar una decisión más informada sobre si la intervención está siendo eficaz o no para cumplir el objetivo.

Pero no solo tomamos este dato. Sabemos que el niño ha pasado de 5 a 20 minutos de control de esfínteres porque mientras se realiza la intervención, el equipo de terapeutas ha estado tomando datos de esta conducta. Esto es así con todos los programas de intervención que realizamos, en los que registramos: líneas base, respuestas correctas, respuestas incorrectas, las ayudas y correcciones que proporcionamos cuando un niño presenta dificultades en un programa, y los porcentajes totales por sesión para cuantificar el aprendizaje de una habilidad.

Nosotros hemos empezado por saber más sobre ABA, pero nos gustaría también que nos hablarais de vosotros: ¿qué es Fundación Lovaas?

Fundación Lovaas es un centro clínico, de formación y de investigación, que ofrece programas de intervención temprana e intensiva basados en el ABA para niños con TEA.

Nuestros programas de intervención y estructura de trabajo son una réplica del modelo de intervención desarrollado por el Dr. Ivar Lovaas en la Facultad de Psicología de la UCLA (EE. UU.), a lo largo de más de 35 años de experiencia clínica e investigación aplicada. El proyecto réplica del modelo de intervención UCLA cuenta con el apoyo del National Institute of Mental Health y con la participación de 23 centros por todo el mundo.

¿Cuál es vuestra misión como profesionales?

En Fundación Lovaas tenemos muchos objetivos, pero nuestra misión final es enseñar a los niños a ser independientes y que aprendan a aprender. De esta manera, la figura del terapeuta y de la enseñanza estructurada pueden ir desvaneciéndose y los niños son capaces de continuar creciendo y avanzando en su comunidad, en su entorno escolar y en su contexto familiar.

Nuestra misión final es enseñar a los niños a ser independientes y que aprendan a aprender

Al buscar información sobre vosotros es habitual encontraros asociados al nombre Planeta Imaginario. ¿Es lo mismo que Fundación Lovaas o hablamos de otra actividad distinta?

Antes la Fundación se llamaba Planeta Imaginario, pero desde octubre de 2017 somos Fundación Lovaas. El cambio se debe a una revisión de las metas que tenía la Fundación y del trabajo que hacemos. Buscamos aplicar el mejor tratamiento disponible para los niños con TEA y seguimos los protocolos del Lovaas Model, por tanto nos parecía que era más identificativo de nuestra misión y trabajo pasar a llamarnos Fundación Lovaas.

Así que sí, Lovaas y Planeta Imaginario son lo mismo. El otro nombre irá paulatinamente desapareciendo, cuando estemos seguros de que todo el mundo nos conoce como Fundación Lovaas.

Entre esas metas y misiones, se encuentra la formación en ABA, ¿no? Hemos visto que tenéis muchísimos tipos de actividades formativas y cualquiera que vea vuestra web tiene muchas probabilidades de cruzarse con una foto de vuestras clases y charlas.

Tenéis razón. Además de proporcionar el mejor tratamiento a los niños, uno de nuestros principales objetivos es la formación en ABA. Creemos que de esta forma podemos proporcionar herramientas para una intervención efectiva a las personas, tanto familiares como profesionales, que forman parte del día a día de los niños. Por esto tenemos actualmente 6 tipos de formaciones:

  • Formaciones presenciales a través de cursos a nivel nacional e internacional impartidos por el director clínico, los supervisores o los coordinadores;
  • Cursos intensivos (ABA Capsules para estudiantes, profesionales y/o familias de 2 horas de duración);
  • Formación online: cursos con vídeos explicativos y lecturas;
  • Centros asociados a Fundación a los que ofrecemos supervisión y formación a los miembros del equipo;
  • Lovaas Experience para formar a futuros profesionales que puedan aplicar a ser miembros de Fundación Lovaas. Reciben formación teórica en ABA y sobre los protocolos del modelo Lovaas Model semanalmente, y formación aplicada formando parte de los equipos de Fundación;
  • Ciclo de sesiones clínicas de supervisión para profesionales que consisten en formaciones a grupos de 4 personas donde cada uno de los participantes expone un caso clínico.

Es curioso, todas estas formaciones han ido surgiendo conforme a los emails que recibimos o las sugerencias por las redes sociales de las familias y profesionales que están interesados en formarse con nosotros. Además, después de cada curso preguntamos a los asistentes en qué les gustaría recibir más formación y qué les ha parecido para ir modificando los contenidos y adaptando las formaciones a las necesidades que tengan. Quizás, en un futuro, esta lista será distinta, pero estamos seguro de que será una forma de aprender y formarnos que nos ayudará a todos, tanto a los que deciden formarse en Lovaas como a nosotros mismos.

Victor Rodríguez, Director de la Fundación Lovaas

Ahora hablemos de quién está detrás de Lovaas Barcelona. ¿Quién es Víctor Rodríguez?

Pues nací en Barcelona en 1978. Me licencié en Psicología y me diplomé en Logopedia por la Universitat Ramón Llul de la misma ciudad, y más adelante viajé a EE. UU., concretamente a Minneapolis (Minnesota), para estudiar en “The Lovaas Institute for Early Intervention”. Trabajo con niños con TEA desde octubre de 1998, dirijo la Fundación desde 2006 y siento que tengo aún mucha guerra que dar. Mi pasión es poder enseñar a niños, a padres, y también enseñar a enseñar a los profesionales.

¿Y por qué esta profesión, Víctor?

Pues hay que remontarse a 1998. Yo aún no había acabado la Diplomatura de Logopedia. Empecé a colaborar con la Profesora Asun Puche, de la Universitat Ramón Llul. Su forma de actuar con los niños, su visión del tratamiento de los niños con Autismo, en aquel momento, me cautivó por completo.

Tuve la oportunidad de aprender mucho con ella, y de entender la profesionalidad que requiere este trabajo. Realicé mis estudios en Psicología mientras ya estaba centrado en la terapia y en dos becas en investigación. En 2003 se me brindó la posibilidad de conocer al Dr. Lovaas en Idaho, en un encuentro de Centros de Réplica del UCLA Young Autism Project. En aquel momento pude dimensionar la necesidad de dedicarse en cuerpo —y casi en alma— a estos niños y sus familias.

Posteriormente, pude conocer y aprender de grandísimos profesionales como el Dr. Eric Larsson, la Dra. Kara Riedesel, la Dra. Christine Averill… y, cómo no, contar con un equipo de trabajo en Barcelona absolutamente fenomenal (Ruth Mármol, José Segundo, Ester Calvo, Joan Alsina y un larguísimo etc.).

Así llegamos a 2006, cuando con 28 años, Ramón Bernat, Presidente de la Fundación, me propuso poder desarrollar las funciones de Director de la Fundación. Tras dos estancias en Estados Unidos con el Dr. Eric Larsson, empecé a desarrollar mis funciones y… hasta ahora.

Tenemos entendido que hay otros referentes en tu vida anteriores a la profesora Puche. ¿Es así?

Sí, así es. Con 16/17 años, cayó en mis manos un libro de una persona con autismo. Era poco lector, pero aquel libro de Birger Sellin me dejó absolutamente abrumado. Quería entender más y mejor. Pensé que poder ayudar a personas como él podría ser el mejor trabajo del mundo… Y bueno, posteriormente las cosas se dieron para que eso sucediera. ¡Hoy en día, ha sido de las elecciones en mi vida que más contento estoy! ¡Tengo el mejor trabajo de la humanidad! A mi entender, poder sentir que eres útil para un niño y su familia, es lo más que te puede regalar la vida a nivel profesional.

Como habréis visto en otras entrevistas que hemos realizado en Psicomemorias, nos encanta aprovechar la experiencia de los entrevistados en otros países para que nos den su opinión personal sobre su profesión en ambos contextos —España y el país que corresponda—. Víctor, veíamos al principio que en tu caso ese otro país, al que sigues yendo a menudo, es EE. UU. ¿Cuál es la razón de que no pierdas ese contacto?

Desde mis dos primeras estancias en Minneapolis, en el Instituto Lovaas, el Dr. Larsson y Ramón Bernat —a los que considero mis mentores— me propusieron continuar con estancias anuales de un mes. Me siento muy vinculado con el trabajo riguroso, serio y profesional que desarrollan allí y, sobre todo, responsable con poderlo desarrollar aquí. Sé que me queda mucho por aprender, mejorar y desarrollar aquí, pero estamos en el camino. Definitivamente estamos en el camino. Hemos avanzado muchísimo en nuestros procedimientos en los últimos 12 años, pero sé que lo mejor está aún por venir. La autocomplacencia no va conmigo y creo que nunca pensaré que ya lo sabemos todo y lo tenemos todo aprendido. Si ese día llega, ese será el primer día que empezaré a pensar en dedicarme a otra cosa.

Debo añadir que después de tantos años también hay motivos personales en todo esto de viajar a Estados Unidos. Mis estancias me han reportado muy buenos amigos, Melissa Gard, Nick Clark, Sigal Tidhar-Paz… y un montón de experiencias que no se pueden vivir en otros sitios del planeta.

¿Y qué opinión te merece el estado de nuestra profesión en ambos países?

Pienso que, en el campo del TEA concretamente, la distancia física entre ambos contextos es proporcional al estado de la profesión. Sin ánimo de ofensa alguna hacia nadie, creo que el papel del psicólogo está demasiado denostado en España. No obstante, creo que en cierta manera está justificado.

A mi entender, la práctica del psicólogo en nuestro contexto se ha merecido una reputación muy mejorable. Creo que no asumimos —lo suficiente— que debemos ser más rigurosos en nuestra práctica y evaluar mejor el impacto de lo que hacemos. Siempre explico que en muchas ocasiones cuando los niños aprenden rápido y son buenos modelos de lo que hacemos, asumimos con demasiada gratuidad que es gracias a nosotros. Por el contrario, cuando esto no sucede así y nos encontramos con niños con muchísimas dificultades ante las cuales no somos tan eficaces, externalizamos las responsabilidades en: “su nivel de afectación”, en el nivel de involucración sus padres, la descoordinación de servicios, etc. Eso no es serio para defender un profesión y justificar la necesidad de nuestro conocimiento.

Al inicio de esta entrevista os prometimos hablar sobre el desarrollo de apps que realiza la Fundación Lovaas, para ello contamos con Sandra Ballesta, licenciada en Psicología en la Universidad Ramón Llull de Barcelona, es supervisora y responsable del departamento de apps de la Fundación Lovaas, donde trabaja desde el año 2012. Sandra, como responsable del departamento de apps de Fundación Lovaas, ¿qué nos puedes contar sobre vuestras aplicaciones? ¿Cómo se usa el Análisis de Conducta en una aplicación para enseñar habilidades a niños con TEA?

Tenemos dos aplicaciones disponibles y estamos trabajando muy duro para que antes de finales de año podamos presentar la tercera.

La primera que desarrollamos fue iSecuencias. iSecuencias es una aplicación de aprendizaje para niños basada en 100 secuencias representadas por seis personajes con los que se trabajan cuatro áreas generales: Hábitos de autonomía (lavarse manos y dientes, vestirse o ir a dormir), eventos o actividades lúdicas (ir a la playa, al cine o hacer deporte), situaciones cotidianas (caerse, subir al autobús o ir al médico), y emociones (alegría, tristeza, sorpresa o miedo). Es una aplicación útil como complemento de enseñanza para niños en general, que se puede usar tanto en el contexto educativo como familiar, aunque su contenido y su modo de funcionamiento han estado especialmente diseñados para ser válidos para niños con necesidades educativas especiales.

Es una aplicación que desde el inicio ha tenido muchísimo éxito en contextos escolares y nos han pedido su traducción a varios idiomas, de los cuales ya hemos podido incorporar el catalán, castellano, inglés, francés, alemán, euskera y danés.

La segunda aplicación que hicimos es AbaPlanet. AbaPlanet está disponible sólo para iPad. Es una plataforma avanzada y extensible de aprendizaje basada en ABA. Es una app que permite realizar ejercicios de lenguaje y emparejamiento para aprender 350 palabras del vocabulario básico de un niño o adolescente. AbaPlanet, incluye un sistema experto que se adapta al nivel del alumno, así como reforzadores y un sistema de registro. Con esta combinación, AbaPlanet es la primera aplicación que integra todo lo necesario para realizar sesiones de aprendizaje basadas en ABA de forma completa y autónoma. Actualmente, está disponible en catalán, castellano e inglés.

Tenemos una tercera aplicación, pero me permitiréis que esperemos al estreno mundial (risas).

Más allá de la broma, el objetivo final con estos desarrollos, es expandir el conocimiento y tener mayor impacto social en nuestro trabajo. Una realidad que conocemos muy bien es que, hoy en día, tener acceso a un servicio intensivo y conductual para un niño con TEA en edades tempranas, en la mayor parte del mundo, es un reto y un obstáculo muy grande para la inmensa mayoría de familias, estén donde estén. Por eso, pensamos, que merecía la pena hacer el esfuerzo de buscar viabilidad económica y arriesgarnos con una apuesta que entonces, era algo relativamente novedoso en 2012. Desde entonces, hemos trabajado mucho en ampliar idiomas, agilizar y actualizar software. No es fácil y muchas veces nada rentable, pero forma parte de nuestra identidad el poder compartir y difundir lo que hacemos. Actualmente, entre iSecuencias y AbaPlanet , ya superamos las 500.000 descargas y estamos a punto de llegar a las 600.000.

El pasado 16 de Marzo tuvimos la suerte de ser invitados a las Charlas Con Café que CEP-PIE organizó en Sevilla. En estas charlas se presentaban temas abiertos, algo que aprovechó una chica, estudiante de psicología en Valencia, para preguntar qué se podía hacer para mejorar el uso de las nuevas tecnologías por parte de profesionales como vosotros. Vuestro caso es un buen ejemplo de cómo apoyarse en estas nuevas herramientas pero, ¿creéis que estáis sólos? ¿Qué razones pensáis que necesita escuchar un psicólogo para entender que una app o un gagdet puede ser un aliado en su día a día como profesional?

No nos sentimos solos en cuanto al uso de nuevas tecnologías, ya que cada vez hay más profesionales que las usan en sus terapias o sesiones de aprendizaje. Sí es cierto, que si buscas en el Apple Store o Google Play “aplicaciones autismo” te saldrán centenares, pero si entras a explorarlas, seguramente te des cuenta de que la mayoría no son aplicaciones efectivas a la hora de enseñar a niños con TEA. En ese sentido, sí que creemos que necesitamos continuar mejorando como colectivo, ya que hay poco contenido de calidad, que se base en procedimientos efectivos, científicos (como AbaPlanet), y que se haya contrastado su incidencia.

Sobre la segunda pregunta, no creemos que el psicólogo necesite escuchar nada para entender que una app puede ser su aliada, más bien creemos que el psicólogo tiene que probarlo para poder valorarlo objetivamente. Las apps son algo relativamente nuevo, por lo que se nos ha reforzado poco en el mundo laboral; no tenemos un historial de refuerzo por generar respuestas con aplicaciones; es por eso que como toda respuesta que está siendo aprendida por aproximaciones, lo que necesitamos es tirarnos a la piscina y probar, ya que actualmente el psicólogo debe esforzarse para salir de su área de comodidad.

Sobre todo, tal y como explicamos en el máster de Autismo de ISEP, debemos tener muy claros los objetivos a trabajar con una aplicación, y no perder de vista recursos básicos como el registro, o las pruebas de generalización para asegurar que la app que hemos seleccionado nos está siendo útil para la enseñanza de habilidades ya sea en las sesiones con nosotros, o bajo la function de hacer extendible la terapia a contextos y momentos donde la ésta no llega en el día a día del niño.

Para terminar, y dado vuestro perfil, tenemos una pregunta casi obligada que haceros y es que nos contéis hacia dónde crece Fundación Lovaas.

Tenemos muchos proyectos futuros y, como siempre decimos, lo mejor está por llegar. Queremos seguir proporcionando la mejor intervención a nuestros niños y familias; continuar con la formación de nuestros equipos y de todas las personas que estén interesadas en nuestras actividades; y divulgar el Análisis de Conducta. Consideramos que tenemos una labor social muy importante y seguiremos trabajando por y para ella.

 

 

Sobre Mercedes García Pérez-Luna

Psicóloga habilitada sanitario, máster oficial en Estudios Avanzados en Cerebro y Conducta, máster en Terapias Contextuales (ACT, FAP y Mindfulness) y máster sobre intervención ABA en autismo y otros trastornos del desarrollo. Trabaja como terapeuta ABA desde 2016. Investigó en Historia de la Psicología, principalmente en el abordaje de la locura en España. Además, le interesa la psicología del aprendizaje y la aplicación del análisis de conducta en contextos clínicos y educativos.

3 Interacciones

  1. Claudia Patricia Hernandez dice:

    Buenas tardes, resido en Colombia pero quiero saber como funciona, su metodología tengo una nena autista, y quiero capacitarme y aprender bastante sobre esa metodología.

    • Mercedes García Pérez-Luna dice:

      ¡Hola Claudia! Muchas gracias por comentar la publicación. Esperamos que la entrevista te haya resultado interesante y útil como toma de contacto en el Análisis de Conducta Aplicado (ABA). Te facilitamos el email de Fundación Lovaas para que puedas consultar más información: info@fundacionlovaas.es
      Por otra parte, hay algunos cursos de formación online que ofertan que quizás te pueden interesar también: https://www.fundacionlovaas.es/es/formacion/formacion-online.html
      No dudes en seguir preguntando y consultando lo que necesites.
      Un saludo desde España para tu niña y para ti.

  2. Beatriz dice:

    Me podríais informar de como encontrar terapeutas especializados en ABBA en granada?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Quizás también te guste...

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Saber más

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar