Doblemente víctimas - Psicomemorias
¿Quieres publicar tu artículo en Psicomemorias y ayudarnos en nuestra misión de divulgar psicología?
¡Claro que quiero!

Doblemente víctimas

Seguro que muchos, si no todos, de los que estáis leyendo esto habéis visto o leído noticias sobre juicios en los que salen imágenes de los acusados y las víctimas. Pues bien, de estas últimas os vengo a hablar y de un fenómeno psicosocial que les afecta llamado victimización secundaria.

La Administración de justicia es una de las principales fuentes de victimización secundaria que existen

La Administración de justicia es una de las principales fuentes de victimización secundaria que existen

Cuando una persona se convierte en víctima sufre, y puede llegar a desarrollar una gran variedad de trastornos o alteraciones mentales, como ansiedad, depresión, fuga disociativa y, sobre todo, estrés postraumático. Todos estos problemas entran dentro del marco clínico que puede provocar cualquier trauma.

Sin embargo, una vez que se una persona es victimizada y entra de lleno en el mundo penal o judicial como víctima, comienza a sufrir lo que se llama victimización secundaria, que no es otra cosa que el constante desgaste y maltrato (refiriéndome a no ser tratadas correctamente) que sufren a manos de los innumerables organismos jurídico-penales por los que van pasando desde el momento que se convierten en víctimas.

Durante todo el proceso jurídico-penal, la persona es tratada como un objeto; como parte de una investigación totalmente centrada en la detención de los delincuentes, pero sin tener en cuenta las necesidades de la persona con la que están tratando. De este modo, la exponen de nuevo al hecho traumático haciéndolo revivir delante de otras personas, cuando la policía les toma declaración, cuando el abogado les pide que cuenten los hechos, si hay peritaje lo repiten otra vez y así hasta llegar al juicio oral donde se verán totalmente expuestos.

A todo esto hay que añadir que el proceso judicial puede llegar a ser muy lento e interfiere en muchos casos con la vida de la víctima afectándole nuevamente. Un proceso en el que se juzga por la comisión de un delito grave puede durar meses, en los que la vida de la persona es totalmente alterada para tener que ser ajustarse al proceso. A todo el procedimiento, habría que añadir que la mayoría de las personas desconoce por completo el funcionamiento del mismo, añadiendo confusión a un cocktel ya de por sí duro.

Los sucesos más mediáticos convierten en víctimas secundarias a todo el entorno de los afectados, convirtiéndolos en personas públicas

Los sucesos más mediáticos convierten en víctimas secundarias a todo el entorno de los afectados, convirtiéndolos en personas públicas

Cuando hablamos de victimización secundaria, no debemos pensar que sólo nos referimos a las personas que sufren el delito o agresión. También son víctimas secundarias (las personas del entorno de víctimas y agresores. Seguro que a todos nos suena haber escuchado de familiares de personas condenadas por homicidio que han tenido que marcharse de la ciudad donde vivían porque no podían siquiera salir a la calle. O familiares de las víctimas que se vuelven tan “famosas” como la propia víctima.

Otro causante de victimización secundaria son los medios de comunicación y las redes sociales. Casos tan mediáticos como los casos Bretón, Mariluz, Marta del Castillo o Asunta hacen que las víctimas de los mismos no puedan salir a la calle sin ser reconocidas por todo el mundo, haciendo imposible que puedan llevar una vida normal, dentro de lo posible, tras el hecho sufrido.

Con la llegada de las redes sociales, lo que era la columna de un periódico local ahora es una noticia a nivel mundial

Con la llegada de las redes sociales, lo que era la columna de un periódico local ahora es una noticia a nivel mundial

Todo esto nos puede hacer que nos planteemos si la cantidad de personas que son víctimas de delitos graves, como pueden ser violaciones, y que no denuncian, o denuncian y luego retiran los cargos, pueden deberse a las consecuencias de la victimización secundaria mencionadas. A veces estos procesos pueden resultar igual de duros que el hecho traumático y prefieren evitar todo esto a pagar el precio para que se haga justicia.

A nivel psicológico, dichos procesos pueden desembocar en trastornos depresivos, de ansiedad o incluso generar un cuadro propio de trastorno de estrés postraumático.

Por suerte, en los últimos años, dentro de la criminología está surgiendo una rama dedicada exclusivamente a la víctima y su tratamiento llamada victimología. Poco a poco, la víctima va ocupando su propio lugar y cobrando la importancia que se merece. Por ejemplo, se crean cuerpos u organismos específicos que sirven para proteger a ciertos colectivos que son más propensos a ser víctimas, como por ejemplo las víctimas de delitos sexuales o de malos tratos.

Para acabar, me gustaría recordar a todos los miembros que forman parte del mundo jurídico-penal (abogados, policías, jueces, peritos, periodistas,…) que en ningún momento dejan de tratar con personas que han sufrido y que parte de su trabajo es hacer algo más fácil todo este proceso.

Sobre Mario Álvarez Lafuente

Psicólogo Experto en Psicología Jurídica, Forense y Penitenciaria y Máster en Criminología y Ciencias Forenses. Enamorado de la neurociencia y la psicología forense, finalmente se decantó por esta última. Investigador para el Colegio Oficial de Psicología de Andalucía Occidental, a día de hoy también se encuentra opositando para inspector del Cuerpo Nacional de Policía con la meta de acabar en la Sección de Análisis de la Conducta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Quizás también te guste...

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Saber más

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar