Desmontando más falsa Psicología - Psicomemorias
¿Quieres publicar tu artículo en Psicomemorias y ayudarnos en nuestra misión de divulgar psicología?
¡Claro que quiero!

Desmontando más falsa Psicología

Si algo parece caracterizar a la Psicología, aparte de su popularización en los últimos años, es la gigantesca cantidad de tópicos y mitos que lleva arrastrando desde que nació formalmente allá hace más de un siglo. El año pasado estrenamos el primer Desmontando, un artículo que gozó de cierta popularidad gracias a que muchos compañeros psicólogos, o personas que han necesitado atención psicológica, se identificaron con estas experiencias y creencias.

Por suerte o por desgracia, nuestra disciplina parece una mina casi inagotable de «perlas» e ideas peculiares que aún muchas personas creen al pie de la letra…

La X señala la personalidad

Los trazos superiores altos de las (letras) eles determinan que es una persona con grandes convicciones morales, y un amplio trazo inferior en las ges que se trata de una persona de gran sensualidad… ¿De qué narices estoy hablando? Sería un desconcierto comprensible… En 1871, Jean Hippolyte Michon publicó Sistème de grafologie, en el que estableció muchas de las pautas que han llegado a nuestros días, en los que la grafología aún pervive ¿Puede nuestra letra decir algo de cómo somos? ¿De nuestra personalidad? ¿De nuestras emociones?… Los psicómetras (los profesionales que diseñan y crean los tests) que trabajan durante meses y años para crear complejas pruebas para medir algún aspecto psicológico deben estar perdiendo el tiempo tontamente.

La orientación de la letra, su tamaño, su posición en el folio... Todo es achacable a nuestra personalidad según la grafología (Fuente: Flickr)

La orientación de la letra, su tamaño, su posición en el folio… Todo es achacable a nuestra personalidad según la grafología (Fuente: Flickr)

La grafología se popularizó en su momento por vender una nueva forma de ver algo tan extendido y cotidiano como nuestra caligrafía y aún quedan cenizas de esas ideas. Las personas introvertidas tienden a restringir su escritura a la parte más central del papel, dejando amplios márgenes, mientras que las enérgicas y extrovertidas sobrepasan estos límites hasta casi el borde del folio… Este es uno de los variadísimos ejemplos de cómo la grafología «interpreta» nuestra escritura añadiéndole un significado profundo, sin tener en cuenta factores como las condiciones en las que cada persona haya aprendido a escribir (con qué modelos de letra, con qué mano lo haga, las posibles correcciones escolares según las preferencias personales del profesor, etc…), el tamaño de la letra, la inclinación de las mismas a la izquierda o derecha, la presión sobre el papel… Cualquier variable puede tener significado.

Ni que decir tiene que sacar conclusiones sobre la psique de las personas a través de como desliza el bolígrafo no cuenta con ningún apoyo empírico. De hecho, es considerado una pseudociencia. Pero del estudio de cómo escribimos se puede rescatar algo: el peritaje forense caligráfico. Éste último no tiene que ver con la psicología sino con el derecho, ya que permite establecer la autoría de un escrito y emitir un informe que servirá a un juez para acreditarla. Es decir, mientras el grafólogo intenta deducir la personalidad de la persona según su escritura, el perito caligráfico se encarga de confirmar o negar la autoría de un documento. El rol de estos peritos sonará seguro a más de uno desde los papeles de cierto tesorero vieron la luz…

Cum hoc ergo propter hoc

Vale, nos habéis pillado, esto no es un mito en sí, sino un producto del desconocimiento del tema por parte de los periodistas o del deseo de aumentar las lecturas a su medio. Pero afecta en una enorme medida a lo que la gente acaba percibiendo en relación a la psicología y la ciencia en general, y por ello pensamos que es necesario tratar estos temas con una mayor exhaustividad de la que a veces se hace gala.

Las personas más inteligentes son más noctámbulas… La gente con más de dos remolinos en el pelo es más propensa a desarrollar esquizofrenia… Son apenas un par de ejemplos REALES de poder desinformador que tienen muchos periódicos, revistas o webs cuando la caza del lector es más importante que el rigor.

Unas líneas más abajo es muy probable que encontremos la referencia del experimento en el que se basa tan lapidario titular o bien una reflexión acerca de cómo esas dos variables se relacionan. Siguiendo el ejemplo del titular sobre la inteligencia, ¿es cierto que las personas más inteligentes se van a dormir más tarde que los demás?

Es un error muy extendido tomar por causal un estudio correlacional, pero para entender esto tenemos que explicar primero un par de cosas. ¿Qué son los estudios correlacionales? Volvamos casi medio siglo atrás. En EEUU los movimientos sociales contra la segregación racial empiezan a presionar al gobierno norteamericano para eliminar sus desigualdades. Sus detractores, que defendían la desigualdad entre razas, se defendían señalando estudios y estadísticas que vinculaban en una mayor medida la pobreza, el uso de drogas y la comisión de delitos por parte de la comunidad afroamericana. Así, deducían que como se daban en mayor medida estos fenómenos tenían que estar causados por las diferencias raciales. Todo esto sin tener en cuenta que seguramente la causa eran las propias desigualdad de oportunidades socioeconómicas a las que tenían sometidos a ese colectivo.

Además de un error de científico principiante, es una falacia común entre los medios periodísticos y los debates políticos. Basicamente estamos rodeados de este tipo de simplificaciones, así que ya sabéis, cuando leáis un titular sospechosamente impactante en el que se relacionan dos cosas que no tendrían por qué estarlo, desconfiad y seguid leyendo.

Publicidad subliminal, ¿me hipnotiza mi televisor?

Bueno, es cierto que algo sí, aunque no precisamente por medios subliminales… La publicidad subliminal es otro de esos casos de enorme popularidad cultural. Sin embargo, al comprobar los resultados de los investigadores dan una respuesta que a muchos ya os sonará aguafiestas: en la mayoría de casos no funciona.

Que ningún lector pierda la paciencia pero este artículo se titula «Desmontando», así que no esperen los lectores encontrar que muchas de las ideas y técnicas más o menos estrafalarias funcionen realmente. Sin embargo, en este caso hay algunas investigaciones que permiten afirmar que, aunque no tan decisivamente, sí que puede influir en nosotros en las condiciones adecuadas. Este caso, como otros muchos, comenzó con una mentira.

En 1957, un publicista norteamericano llamado James Vicary , inspirado en parte en el hipnotismo, decidió aplicar mensajes a los espectadores de una sala de cine, de forma que no recordaran haber visto las imágenes que incluyó entre los fotogramas de la película. Los mensajes correspondían a cuatro frases: ¿Tiene hambre?, Coma palomitas, ¿Tiene sed?, Beba Coca Cola. Estas imágenes con texto se emitían por un espacio tan corto de tiempo que no se percibían conscientemente y, sin embargo, las ventas de ambos productos aumentaron drásticamente. Diversos organismos oficiales amenazaron entonces con retirar las licencias pertinentes a las empresas que emplearan ese tipo de manipulación al espectador. Años más tarde, multitud de compañías ávidas de beneficios (y sin demasiados escrúpulos) comenzaron a replicar su experimento, sin conseguirlo. Al volver a preguntar a Vicary cómo lo había hecho él contestó lo que ya muchos se temían: todo había sido una farsa y muchas de estas empresas vieron como se iban por el desagüe sus esperanzas de aumentar los beneficios por arte de magia.

En los años noventa un exhaustivo meta-análisis realizado por Charles Trappery demostró también que el uso de estos mensajes durante el sueño, para dejar de fumar, perder peso (los más fans de Los Simpsons lo entenderán) o aprender idiomas tampoco tiene resultados significativos.

"Mentir" es un proceso complejo y abstracto que no puede ser medido directamente (hoy en día), aunque nos hayan vendido lo contrario (Fuente: Google Images)

«Mentir» es un proceso complejo y abstracto que no puede ser medido directamente (hoy en día), aunque nos hayan vendido lo contrario (Fuente: Google Images)

¿Por qué dijimos entonces que sí que pueden influir estos mensajes en las condiciones adecuadas? Para ello tenemos que remontarnos a 2006, y viajar hasta la Universidad de Nimega en los Países Bajos, donde un estudio tuvo resultados interesantes en esta línea. Se dividió en dos experimentos; en el primero, se dijo a los sujetos (divididos en dos grupos) que debían identificar en la pantalla de ordenador que tenían delante cuantas b minúsculas aparecían entre grupos de B mayúsculas. Lo que ellos no sabían es que también iban a ver durante una fracción de segundo las palabras Lipton Ice o, en el caso del otro grupo, las mismas letras desordenadas.

Tras ello debían realizar un estudio de mercado en el que les darían a elegir entre dos marcas: una de agua local y Lipton Ice, y la mayoría de participantes que estuvieron expuestos durante instantes a las palabras Lipton Ice la prefirieron. Al contemplar los resultados decidieron replicarlo con otros participantes, pero esta vez induciéndoles sed dándoles aperitivos salados. Los resultados fueron aún mejores y demostraron que si las personas están suficientemente motivadas por sí mismos (y sus necesidades fisiológicas) son mucho más susceptibles a dejarse influir inconscientemente.

La máquina de la «verdad»

Una reliquia romántica que lleva protagonizando series y películas policíacas desde que tenemos memoria (y programas del corazón). Según nos venden, nadie puede escapar del «detector de mentiras», y unos cables traducirán nuestras falsedades en unas líneas oscilantes de tinta. Pero, si estas máquinas son tan fiables ¿cómo es que no se usan ampliamente en las investigaciones policiales o garantizar que las personas digan la verdad en los juicios?

Bueno, además de caro, poco ético y de ser un tema controvertido judicialmente lo cierto es que este invento de 1938 (en su forma actual) no mide cuando mentimos sino nuestra frecuencia respiratoria, ritmo cardíaco, presión arterial y respuesta galvánica de la piel (sudoración). Esto se basa en la teoría de que cuando mentimos nos ponemos más nerviosos que cuando decimos la verdad, y estas respuestas fisiológicas de nerviosismo son medibles.

Sin embargo, hay incontables casos de personas que han mentido estando totalmente tranquilas, permitiéndoles superar con éxito los interrogatorios. Si al aplicar esta técnica, el nerviosismo puede ser confundido con mentir puede resultar problemático e incluso peligroso cuando se usa para determinar la culpabilidad de alguien. Basta con imaginar a un interlocutor lo suficientemente amenazante como para inquietar a toda persona que tenga delante, o que el mismo hecho de estar en comisaría ya nos hiciera sudar a la mayoría.

En la actualidad, la búsqueda de pruebas con más garantías científicas se ha acercado más a la Neurociencia, como las de las ondas cerebrales P300 (tristemente célebres tras el caso Marta del Castillo). A éstas les queda bastante camino por recorrer aún para demostrar su utilidad y eficacia, pero ya hay algunos resultados interesantes.

He soñado que se me caían los dientes, ¿qué significa?…

El sueño es necesario y útil para muchas cosas, como nuestro descanso y aprendizaje pero por llamativos y teatrales que sean no tienen por qué tener un significado y que éste nos resulte útil en nuestra vida. Dotar de sentido y buscar la causa de lo que nos sucede es inherente al ser humano y es natural que también lo apliquemos al tercio de nuestra vida que pasamos dormidos. Como nuestro compañero Daniel nos explicó en octubre del año pasado soñar es un proceso activo en el que recuperamos algunas de nuestras vivencias importantes o recientes y los procesamos para generar nuevos aprendizajes, o más bien, consolidar los que están en proceso.

Un sueño puede ser inquietante, surrealista, sorprendente... Pero casi nunca tiene que ser literal (Fuente: Google Images)

Un sueño puede ser inquietante, surrealista, sorprendente… Pero casi nunca tiene que ser literal (Fuente: Google Images)

¿Entonces por qué sueño que vuelo?¿Voy a aprender a volar? No lo creo, pero por lo no tan poco que sabemos del sueño, tiene un gran componente creativo que nos distrae de su verdadera utilidad. Existen muchísimos casos de personas que, estando bajo gran presión académica o laboral, han encontrado la solución de un problema que se les resistía… en sus sueños. En la Antigüedad, estas ensoñaciones y otras «menos naturales» (inducidas por drogas) podían llegar a ser tomadas como profecías divinas de lo que estaba por llegar. Sueños que así interpretados, y en las mentes adecuadas, han podido tener una gran importancia en la historia de la humanidad.

Al fin y al cabo, aunque no tengan porqué tener un significado propio no quiere decir que no podamos inspirarnos en ellos…

Para saber más…

  • Un libro sobre la evidencia de la grafología.
  • La interpretación de los sueños, de Freud. Como siempre, cargado de interpretaciones sexuales.
  • TED Talk sobre otros 10 mitos de la Psicología
  • Bibliografía:
    • Trappey, Charles (1996), A meta-analysis of consumer choice and subliminal advertising, Psychology & Marketing.
    • Journal of Experimental Social Psychology Volume 42, Issue 6, November 2006, Pages 792-798. Beyond Vicary’s fantasies: The impact of subliminal priming and brand choice

Sobre Alfonso Muñoz

Psicólogo formado en Italia en Psicología Clínica y Jurídica. Anteriormente estudiante interno de Evaluación Psicológica, participó en una tesina sobre psicopatología en militares y una investigación en el Laboratorio de Conducta Animal, Aprendizaje, Cognición y Neurociencia de la Universidad de Sevilla. Es además Experto Universitario en análisis del terrorismo yihadista, insurgencia y movimientos radicales.

8 Interacciones

  1. evangelina dice:

    es muy interesante gracias por publicar este tipo de informacion constructiva

  2. Alfonso Muñoz dice:

    De nada Evangelina. Muchas gracias a ti por leernos, espero que sigas haciéndolo.

  1. 24/04/2015

    […] no son lo mismo, pero éste no es uno de los aspectos que analizamos en la segunda entrega de Desmontando aún más falsa Psicología, sino uno del original. Además, ni siquiera es subliminal, pero un vídeo así sobre el […]

  2. 18/05/2015

    […] Desmontando falsa Psicología […]

  3. 20/07/2015

    […] lenguaje popular (y viceversa), explicando desde los conceptos más básicos a los más complejos y desmontando todos los mitos […]

  4. 14/04/2016

    […] forma pausada cómo de seriamente podemos tomarnos una psuedociencia como la grafología, de la que ya os hablamos. Le cuesta arrancar, pero cuando lo haga no podréis reprimir la […]

  5. 27/11/2016

    […] Si te interesan mitos más comunes como el significado de los sueños o la grafología, puedes leer a Alfonso aquí […]

  6. 12/12/2016

    […] Más mitos en nuestro artículo del lunes: Desmontando aún más falsa Psicología […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Quizás también te guste...

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Saber más

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar