Desmontando el péndulo: La Hipnosis, ni panacea ni timo.
¿Quieres publicar tu artículo en Psicomemorias y ayudarnos en nuestra misión de divulgar psicología?
¡Claro que quiero!

Desmontando el péndulo: La Hipnosis. Ni panacea ni timo.

En un artículo anterior ya anduvimos por toda la historia de la Hipnosis desde antes de conocerse como tal, pasando por su nacimiento hasta su madurez. Ya podríamos decir que tenemos cierta confianza, por lo que es el momento quizás de atender a esas preguntas que siempre rondan la cabeza cuando se habla de hipnosis y a las que normalmente se dedica la primera sesión cuando en la consulta se trabaja con ella.

Durante este artículo abordaremos los mitos más comunes y también los más extraños, veremos cómo la investigación se ha atrevido con las aplicaciones más marcianas y por último explicaremos cuáles de las aplicaciones de la hipnosis han demostrado ser efectivas.

Ronda rápida de mitos

En primer lugar, la clave para desmontar todos esos mitos que provienen de la literatura, de los shows de televisión… es entender algo de lo que ya hablamos anteriormente: es cuestión de dejarse llevar; la voluntad y la expectativa juegan papeles indispensables en el proceso. Por lo tanto:

Una prueba de sugestión muy usada por su espectacularidad es la inducción de rigidez (Fuente: Google).

Una prueba de sugestión muy usada por su espectacularidad es la inducción de rigidez (Fuente: Google).

  • ¿Puedo perder el control bajo hipnosis? ¿Pierdo la conciencia? Como la propia historia de la técnica nos ha contado, no difiere de un estado de vigilia en la que somos plenamente conscientes de lo que está sucediendo, en lo que varía es que nuestro foco atencional está dirigido a una u otra cosa. Como se ha dicho, la voluntad es indispensable por lo que sin control no hay voluntad y tampoco habría hipnosis.
  • ¿Se puede mentir bajo hipnosis? ¿Te pueden obligar a hacer algo que no quieras? De nuevo la respuesta es voluntad, dejarse llevar. Si queremos, podemos mentir perfectamente y rechazar las sugestiones ya que la decisión de realizar o no lo que el hipnotizador nos propone es nuestra en última instancia.
  • ¿Por qué entonces la gente actúa así en los shows de hipnosis? Directamente porque están dispuestos a hacerlo, y están excusados para realizarlo ya que “están bajo hipnosis”. ¿Quién bajo determinadas condiciones no ha hecho nunca el idiota?
  • ¿Me puedo quedar en “estado hipnótico’’ para siempre? Al igual que hemos dicho que la voluntad es necesaria para entrar en “estado hipnótico”, también lo es para salir si decidimos que queremos hacerlo. Incluso si no y durante un tiempo no se realizan más sugestiones, saldremos naturalmente del mismo.

Regresión, verdades, mentiras y otras vidas

Si la hipnosis ha tenido sus luces y sombras, la regresión es sin duda la reina de las sombras. Más aún actualmente con la última película de Amenábar. La regresión ha vaciado y sigue vaciando los tinteros, ya que hunde sus raíces en lo más profundo del ser humano, y da la oportunidad de desvelar lo oculto: sectas satánicas, prácticas prohibidas, ocultamiento de delitos… ¿Qué hay de verdad?

Aunque parezca mentira, no han sido pocos los científicos interesados en este tema, como tampoco son escasos los experimentos para lograr desentrañar sus secretos. Por ello, intentaré hacer un repaso sobrevolando los más célebres estudios y sus resultados.

Como punto de partida tomamos la definición de regresión del psicólogo y profesor de la Universidad de Stanford, Ernest Hilgar: “…una vuelta a través de la memoria, la fantasía y la alucinación, a un momento determinado de la vida pasada del sujeto. Una vez la regresión ha ocurrido, se produce un proceso de revivificación que hace que la experiencia rememorada parezca tener lugar en el presente”.

Teniendo en cuenta esto, la mayoría de los estudios se han dedicado a llevar a personas a su infancia mediante regresión hipnótica y a pasar determinadas pruebas que pudiesen constatar que realmente habían vuelto a la infancia. Entre las más célebres encontramos:

  • Estudios electrofisiológicos: Buscaban encontrar en personas “regresadas” a los primeros meses de vida los mismos patrones electrofisiológicos que se encuentran en la primera infancia. No encontraron evidencias convincentes de que los patrones de EEG indicaran el regreso a esas etapas.
  • Evaluación del reflejo de Babinski: Algunos estudios iniciales señalaban que cuando se regresaba a la persona a edades entre 1 a 5 meses, se podía reproducir este reflejo que se pierde precisamente durante la infancia y consiste en la apertura de los dedos del pie cuando se estimula la planta del mismo. Sin embargo, se ha obtenido que este reflejo también se recupera fuera de hipnosis en situaciones de relajación.
  • Estudios con pruebas de inteligencia: Tras regresar a los sujetos a la infancia se les pasaban pruebas destinadas a medir el CI esperando que los resultados difiriesen de los obtenidos en vigilia y fuesen semejantes a los obtenidos por los niños en edades a las que fueron regresados. No obtuvieron resultados concluyentes sobre ese cambio en el CI de los participantes.
  • Estudios sobre criterios de desarrollo evolutivo: Basándose en la hipótesis de que los sujetos hipnotizados podrían mostrar esquemas cognitivos propios de la infancia, es decir, resolverían problemas o interpretarían situaciones tal y como lo haría un niño. A pesar de que los resultados no son determinantes, sí que se encuentran actuaciones no iguales pero si aproximadas al comportamiento de un niño de esa edad.

Por lo que, en resumen, podemos afirmar que actualmente no se cuenta con evidencias empíricas que nos permitan afirmar que se da una verdadera regresión. A lo sumo, se puede decir que las personas regresadas actúan como se espera de una persona en la edad a la que es regresado, actúa como cree, entiende, recuerda e imagina que se comportaba en aquel preciso momento de su vida pasada, con la intensidad emocional suficiente como para pensar que realmente es una reacción real.

La de historia que aprenderíamos pudiendo volver a otras vidas... (Fuente: Flickr).

La de historia que aprenderíamos pudiendo volver a otras vidas… (Fuente: Flickr).

También se han realizado estudios con regresión a momentos diferentes a la infancia. Los más interesantes son los estudios sobre fiabilidad de testimonio y memoria bajo hipnosis. En ellos hacían pasar a un grupo de sujetos por unas situaciones determinadas y un tiempo después se les preguntaban detalles de las mismas. Si bien los sujetos hipnotizados recordaban más detalles, también presentaban mayor tasa de elementos inventados en sus relatos. Por lo que no se puede asegurar que los recuerdos bajo hipnosis sean más fiables que los evocados durante la vigilia, tan solo apuntar que bajo hipnosis eran vividos como más reales.

En cuanto a las regresiones a vidas pasadas, (Aunque parezca mentira este servicio es demandado y peor, ofertado) no se han encontrado ningún estudio sistematizado y fiable, probablemente porque implican la creencia en la reencarnación. Solo podrían destacarse las palabras del mismo Ernest Hilgar: “es curioso cuántas de todas las personas a las que he oído regresar a vidas pasadas habían sido reyes o emperadores y que pocos campesinos o zapateros”.

Hipnosis clínica en la actualidad. Para qué sí y para qué no.

Llegamos quizás a la pregunta clave: ¿es la hipnosis un método efectivo? En 1958, la American Medical Association da un paso que más tarde emularía la British Medical Association y reconoce la hipnosis como modalidad terapéutica válida para ser utilizada por médicos y psicólogos debidamente entrenados. Sería ya en la década de los 70 cuando la American Psychological Association, crea específicamente su División 30, encargada exclusivamente de la hipnosis como estrategia terapéutica. Con estos datos podemos afirmar sin pillarnos los dedos, que la hipnosis es una técnica aceptada, lo que nos lleva al siguiente paso: La hipnosis es una técnica, pero sólo eso.

La hipnosis clínica se considera una aplicación que facilita y potencia la efectividad de otros sistemas terapéuticos (Fuente: Wikipedia).

La hipnosis clínica se considera una aplicación que facilita y potencia la efectividad de otros sistemas terapéuticos (Fuente: Wikipedia).

Para hacer un inciso en esto es interesante ver las diferencias entre hipnoterapia e hipnosis clínica. Imaginemos que pillamos un resfriado y acudimos a dos profesionales distintos. Uno de ellos nos propone un tratamiento basado únicamente en tomar pastillas y el segundo nos propone un tratamiento con pastillas, jarabe para la tos y unas juanolas para la garganta, muy grosso modo esta es la diferencia entre hipnoterapia e hipnosis clínica. La hipnoterapia considera la hipnosis como un sistema terapéutico independiente, que funciona por sí solo, mientras que la hipnosis clínica se considera una aplicación que facilita y potencia la efectividad de otros sistemas terapéuticos.

Estas diferencias y la consideración de la hipnosis como técnica, nos lleva al siguiente razonamiento: me venden la hipnosis como agua de Lourdes, que vale para todo ¿para qué sirve realmente y para que no?

Por sí sola, la hipnosis no ha demostrado ser más eficaz que otras técnicas específicas para una aplicación concreta, sin embargo sí que se han recogido muy buenos resultados en combinación con otras técnicas en las siguientes áreas:

  • Control y manejo del dolor: Inicialmente fue este el primer uso de la hipnosis, mucho antes de que se usaran anestésicos. Actualmente, con la existencia de una gran cantidad de ellos, la hipnosis es usada en los casos de dolor crónico por el gran componente psicosomático que participa del mismo. Los estudios realizados aportan datos más que satisfactorios de su aplicación en partos, extraccion y/o cirugía dental, microcirugías en zonas donde la anestesia local es complicada etc.
  • Control y manejo de las reacciones de ansiedad: La hipnosis usada como técnica de relajación es altamente eficaz y es un buen método para exponerse en la consulta, un ambiente controlado, a situaciones que generan ansiedad. De este modo, se pueden generar respuestas para afrontarlas.
  • Trastornos psicofisiológicos o psicosomáticos: Esto es la aparición de síntomas físicos que tienen como origen una causa psicológica. La hipnosis se revela como una buena forma de tratarlos debido a su efectividad como método de relajación y su capacidad para incidir en los pensamientos que generan ansiedad.
  • Adicciones: Quizás el punto más popular y del que se escuchan más voces discordantes sobre todo en relación con el tabaco, la hipnosis es un componente eficaz para ello siempre dentro de un programa que se componga de otros factores y estrategias. Dentro de las adicciones, la hipnosis es útil para controlar la ansiedad en la abstinencia, el deseo de consumo y la prevención de las recaídas, ayudando a consolidar desde el primer momento una imagen de no fumador.
  • Trastornos alimentarios: Dentro del abordaje multidisciplinar de estos trastornos la hipnosis funciona para generar estrategias de control, trabajar la motivación y como ayuda en la corrección de las ideas irracionales y en la percepción distorsionada de la imagen.

Sin lugar a dudas la hipnosis es una buena herramienta, que combinada con el resto de técnicas de las que se disponen en una consulta, consigue mejorar la eficacia y la efectividad de los tratamientos.

En pocas palabras, si estás pensando en pasar por consulta de algún psicólogo que trabaje con hipnosis clínica, (de forma acreditada por supuesto), porque crees que te vendría bien, porque te parece interesante para afrontar ese problema que te ronda la cabeza o si tu psicólogo te ofrece tratar determinado asunto con hipnosis, mi recomendación personal es: déjate llevar

Para saber más…

Sobre Juan Francisco Mejías

Psicólogo y terapeuta, habilitado para realizar actividades sanitarias. Realizó un Máster de especialización en Práctica Clínica certificado con el título Europsy, y experto Hipnosis clínica. Miembro de la Unidad de Investigación Psicosocial en Entornos Digitales (UIPED) de la Universidad de Sevilla. Estudiando el comportamiento de los jóvenes en interacción con las TICs, temas sobre los cuales ha publicado en revistas de impacto.
Actualmente compagina su labor como psicólogo e investigador con la producción literaria en diversos formatos: guion, narrativa y poesía. Esta última recientemente publicada en una antología sobre poesía joven andaluza.

1 Interacción

  1. 12/02/2016

    […] La Hipnosis, ni panacea ni timo […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Quizás también te guste...

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Saber más

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar