Cáncer: La enfermedad sin nombre - Psicomemorias
¿Quieres publicar tu artículo en Psicomemorias y ayudarnos en nuestra misión de divulgar psicología?
¡Claro que quiero!

Cáncer: La enfermedad sin nombre

Falleció tras una larga y penosa enfermedad” es una frase que solemos leer en noticias de prensa o en boca del periodista de turno. Es un eufemismo que ensombrece y enturbia la realidad, a la par que magnifica el miedo a lo que no se conoce.

Como pasaba en Harry Potter con la palabra Voldemort, o en Beetlejuice cuando se pronunciaba tres veces su nombre, pronunciar CÁNCER parece la llave que abrirá la caja de Pandora. Con tintes de superstición, creemos que nombrarla será lo mismo que vivirla y sufrirla “larga y penosamente”.

El índice de supervivencia de los enfermos de cáncer es cada vez más alto.

El índice de supervivencia de los enfermos de cáncer es cada vez más alto.

El Cáncer

Cáncer, Tumor, Carcinoma, Granuloma, Epitelioma, Sarcoma, Neoplasia o Cefaloma son muchos de los sinónimos que etiquetan lo que es una multiplicación anormal de células que, al dividirse sin control, pueden llegar a invadir otros órganos y tejidos de vital importancia. Una definición muy corta y académica que encierra miedo y valentía, esperanza y desesperanza, alegría y pena, vida y muerte; un mundo de emociones canalizado en eufemismos que quien vive esta enfermedad en primera o segunda persona conoce bien.

Cada año en España se diagnostican 150.000 nuevos casos de cáncer, y es la causa del 25% de los fallecimientos. Los datos epidemiológicos revelan que de 1990 a 2020 el envejecimiento de la población irá (está yendo) paralelo al aumento de los casos de cáncer. Incluso con los datos de los últimos 20 años se ha podido crear un mapa sobre la epidemiología del cáncer en nuestro país.

Esta enfermedad genera una serie de acontecimientos estresantes de gran importancia por lo múltiple de éstos (desde el momento del diagnóstico comienzan a sucederse una cascada de situaciones con las que lidiar), por lo intensos que pueden llegar a ser (desde tener que cambiar las rutinas diarias a tomar la decisión de someterse a peligrosas cirugías) y por la duración de los mismos (meses o años).

Todos estos acontecimientos extraños y ajenos a cualquier familia, ponen a prueba las estrategias de afrontamiento de todos ellos.

Cuando hablamos del cáncer, lo simplificamos mucho. Dentro de esa etiqueta existen muchos tipos de “cánceres” que varían mucho en su tratamiento, agresividad y pronóstico. Y aunque la labor del equipo de oncología al completo es imprescindible en muchos aspectos, es necesario un profesional preparado para proporcionar habilidades de afrontamiento a pacientes, familiares y médicos para poder enfrentarse a la “larga y penosa enfermedad”. Este es el punto de partida de la Psicooncología.

La psicooncología

En los últimos años se ha producido un aumento importante de las intervenciones psicológicas en problemas de salud física. Es lo que en el entorno hospitalario se conoce como “Interconsulta psicológica”, que se basa en la aplicación de los conocimientos y técnicas de la Psicología a los problemas psicológicos derivados de enfermedades físicas (enfermedades oncológicas, cardiovasculares, infecciosas, neurodegenerativas, etc.).

Hoy en día, el cáncer sigue siendo motivo de estigma y tabú en nuestra sociedad.

Hoy en día, el cáncer sigue siendo motivo de estigma y tabú en nuestra sociedad.

En palabras de Juan Antonio Cruzado, la Psicooncología es un campo interdisciplinar de la psicología y las ciencias biomédicas dedicado a la prevención, diagnóstico, evaluación, tratamiento, rehabilitación, cuidados paliativos y etiología del cáncer, así como a la mejora de las competencias comunicativas y de interacción de los sanitarios, además de la optimización de los recursos para promover servicios oncológicos eficaces y de calidad.

A pesar de todos los avances médicos (cada vez son más los tratamientos personalizados y mayor el índice de supervivencia), sigue echándose en falta la presencia profesional del psicooncólogo en la sanidad pública y en la privada (reclamado por pacientes, familias y profesionales por igual). Esto genera desconocimiento generalizado en el medio sanitario y social sobre el papel que el psicólogo tiene en éste área.

Para paliar ese desconocimiento generalizado, vamos a describir a grandes rasgos cuáles son los campos de acción del psicooncólogo:

1) Prevención

Diagnosticar la enfermedad en sus primeros estadios es fundamental, por ello una de las labores del psicooncólogo se centra en la creación de programas de educación para la salud que incluya entre sus pilares básicos la autoexploración del propio cuerpo en busca de signos que necesiten atención médica, así como la revisión profesional periódica.

También es importante prevenir la enfermedad, por lo cual el psicooncólogo se implica en la promoción de hábitos saludables preventivos del cáncer, como puede ser mantener una dieta equilibrada rica en vegetales y pescado, usar protector solar, realizar ejercicio físico adecuado a cada persona o incluso expresar nuestras emociones de un modo adecuado y asertivo.

Hay cierto tipo de tumores que pueden ser heredados, y para estos casos existe el llamado Consejo genético, donde se estudia, a través de la valoración clínica y pruebas especializadas (bioquímicas, citogenéticas, radiológicas, moleculares…), el riesgo de que en una familia pueda repetirse, o bien aparecer por primera vez, alguna enfermedad hereditaria. En estas circunstancias el psicooncólogo deberá apoyar a la familia con la incertidumbre del proceso y al equipo médico en la comunicación de noticias al respecto.

2) Evaluación clínica

En aquellos casos en las que el tumor o la cirugía hayan podido mermar algunas capacidades cognitivas, se hace necesaria la exploración inicial de éstas (atención, lenguaje, pensamiento, orientación, memoria, afecto) con el fin de diagnosticar posibles problemas neuropsicológicos secundarios a la enfermedad.

Otras áreas importantes de evaluación por parte del psicooncólogo son: la adaptación a la enfermedad y al tratamiento, calidad de vida, apoyo familiar y social, adherencia a las recomendaciones médicas, relación médico-paciente, capacidad de afrontamiento de los diagnósticos, tratamientos y pronósticos, etc.

Para un adecuado tratamiento psicológico, es necesario una evaluación del estado emocional: ansiedad, depresión, autoestima, culpa, ira, etc. En el caso que sea necesario, el psicooncólogo tiene potestad para diagnosticar trastornos psicopatológicos secundarios al cáncer (trastornos del estado de ánimo, trastornos de ansiedad, trastornos derivados del estrés o adaptativos).

3) Tratamiento psicológico

A la hora del tratamiento, hay muchos focos donde acudir, como pueden ser:

  • Psicoeducación, consejo y orientación: Hay ocasiones en las que los familiares o el paciente tienen dudas sobre el diagnostico o las indicaciones del médico. El papel del psicooncólogo es animarles a que pregunten al médico para clarificar esas dudas y evitar los tan dañinos pactos de silencio. Lo mismo puede ocurrir con los bloqueos en la comunicación entre diferentes miembros de la familia, que pueden precisar de una pequeña ayuda por parte del psicólogo.
  • Control de estados de ánimo negativos: se hace necesario permitir el desahogo de todas las personas implicadas en la enfermedad, a la par que prestar atención a los estados de ánimo especialmente negativos. Se proporcionan estrategias para afrontarlos mejor.
  • Tratamiento de trastornos asociados con la imagen corporal: es muy raro que no se sucedan cambios de la imagen personal (caída del pelo, mastectomías, aspecto hinchado, piel seca, mal olor, etc.). Ante esto, hay personas que pueden reaccionar especialmente mal y se puede necesitar ayuda para soportarlo o incluso estrategias para sentirse más agusto con el propio cuerpo (pelucas, maquillaje, ropa especial).
  • Solución de problemas: la vida diaria de los pacientes y sus familias suele cambiar mucho: ingresos hospitalarios que implican hacer turnos para visitas o pernoctaciones, si hay niños pequeños hay que buscar quién se encarga de ellos, etc. El impacto de la enfermedad puede ser abrumador y dificultar el que la persona sea resolutiva con estos conflictos nuevos. Puede ser muy beneficioso ayudarles a planificar, gestionar y reubicar su vida.
  • Intervención familiar: adolescentes a los que les cuesta encajar la situación de su padre o madre, padres o madres que no pueden tolerar que su hijo o hija esté enfermo, familias que antes estaban en conflicto y ahora quieren dejar atrás disputas… son muchas las circustancias que pueden darse antes y durante una persona tiene cáncer.
  • Afrontamiento de los diferentes tratamientos oncológicos: son muchos los posibles tratamientos a los que un paciente oncológico se puede enfrentar: cirugías, ciclos de quimioterapia, radioterapia localizada, transplantes de médula ósea, tratamientos hormonales… todos ellos tienen efectos secundarios que pueden convertirse en un problema por sí mismo, o generar problemas psicológicos (fobia a las agujas, claustrofobia, miedo a la anestesia, rechazo a la imagen corporal tras una cirugía, etc.).
  • Problemas sexuales variados: es bastante común que tras la extirpación de una o ambas mamas, o de uno o ambos testículos; surjan problemas sexuales que no tienen porque tener origen orgánico. El autoconcepto corporal cambia y pueden no sentirse bien mostrando su cuerpo. También las parejas no enfermas necesitan un periodo de adaptación a ese nuevo cuerpo y a esa “nueva” persona. La terapia de pareja puede hacerse necesaria, especialmente en parejas que ya tenían problemas previos al cáncer.

4) Personal sanitario

Es fácil de entender que trabajar con pacientes oncológicos no es fácil. Aunque aquí abogamos por el empoderamiento y la resiliencia, se viven momentos duros, y el equipo profesional también se ve afectado por ese sufrimiento. Esto puede derivar en casos de burnout (estar quemado, sobrepasado por su trabajo), en los cuales el psicooncólogo puede intervenir.

También es positiva la formación en habilidades de comunicación verbal y no verbal adecuada que el psicooncólogo puede dar a los médicos, que son los encargados de dar el diagnóstico al paciente. Ayudarles a controlar y gestionar sus propias emociones ante pacientes y familiares es importante a la hora de transmitir una mala noticia.

Y al tratarse casi siempre de equipos multidisciplinares sometidos a una alta presión (acentuada por las condiciones en las que hoy día se trabaja en la sanidad: menos personal y menos medios para los mismos pacientes) es bueno crear un clima de comunicación fluida entre todos los profesionales implicados en el cuidado y tratamiento del paciente.

5) Investigación

La creación de conocimiento y técnica es fundamental para el porvenir de la profesión. Por ello es necesario que las necesidades psicológicas y sociales de los pacientes y familiares, que son percibidas en la práctica clínica, se traduzcan en líneas de investigación y creación de herramientas de trabajo.

También puede ser útil el punto de vista de un psicólogo a la hora de valorar la adecuación de las estancias o maquinaria presentes en el ambiente hospitalario en el que se desenvuelve el tratamiento oncológico. De hecho es algo muy extendido en las plantas de oncología pediátrica, donde se pintan las paredes con ciertos motivos o colores para disminuir las respuestas de ansiedad. Lo mismo ocurre con las salas donde se aplica la quimioterapia, que cada vez más cuentan con televisión, revistas, etc., para hacer más amena la aplicación del tratamiento.

Día mundial del Cáncer de Mama

cáncer mama

Para evitar el cáncer es fundamental la prevención y la concienciación, pero uno de los primeros pasos para evitar la estigmatización y los tabúes de los que ya lo padecen, es la apertura y la visibilidad de la enfermedad. En esto fue una pionera Evelyn Lauder, vicepresidenta de la empresa de cosméticos Estée Lauder. En 1989 le fue diagnosticado un cáncer de mama y a partir de ese momento, comenzó a visibilizar esta enfermedad. Fue suya la idea de utilizar los crespones rosas y de iluminar de rosa los edificios emblemáticos, todo ello como símbolo de la lucha contra el cáncer de mama. En 1993 creó y financió la Fundación para la Investigación sobre el Cáncer de Mama y lanzó una campaña de prevención, repartiendo más de 115 millones de crespones rosas y tarjetas con instrucciones para autoexaminarse las mamas. En 2011 falleció por un cáncer de ovarios.

Personas como Evelyn Lauder han hecho posible que el 19 de Octubre sea el Día Mundial del Cáncer de Mama, y que, durante todo este mes, se desarrollen por el mundo actividades benéficas y reivindicativas.

En nuestro país tenemos como ejemplo la Asociación Española Contra el Cáncer, que desde 1953 vela por el bienestar de los pacientes y sus familiares, impulsa proyectos de investigación y conciencia a la sociedad sobre esta enfermedad. Todos los años organiza carreras solidarias, campañas publicitarias, charlas en centros educativos y sociales, etc., todo ello con el fin de informar sobre la prevención y eliminar tabúes.

Conclusiones

Como muchas otras enfermedades, la “larga y penosa enfermedad” suele ser de largo recorrido y deja tiempo de reacción para el paciente y su familia. Esta circunstancia que puede parecer producto de un optimismo forzado, es en realidad una oportunidad. En muchos casos la desesperanza y el miedo que se instala en las personas, se acompaña de ganas de luchar, de un cambio de valores y una transformación personal que, una vez se ha superado la enfermedad queda como un poso de esperanza entre tanto dolor y sufrimiento. No son pocos los pacientes que ven en el cáncer un punto de inflexión en lo que era una vida mediocre para pasar a vivir de una forma totalmente diferente, valorando el presente y disfrutando de las pequeñas cosas.

El cáncer, hasta ahora asociado siempre con muerte y tristeza, va camino de ser una enfermedad crónica, que permitirá a cada vez más personas sobrevivir y hacerlo bajo unas mejores condiciones, lo que hará que la sociedad en su conjunto vaya perdiéndole el miedo. Mientras esto se materializa, seguirán existiendo todo un conjunto de profesionales, entre ellos los psicooncólogos, luchando por derribar los muros que alzan las palabras.

Para saber más…

Un libro… El club de lectura del final de tu vida (2013). Autor: Will Schwalbe.

Un manual… Manual de psicooncología (2014). Autor: Juan Antonio Cruzado Rodríguez.

Una película… 50/50 (2011). Director: Jonathan Levine.

Una web… Campaña de la AECC sobre el cáncer de mama.

Sobre Javier Corchado

Psicólogo. Ha participado en diversas investigaciones sobre Psicooncología en la Universidad de Sevilla. Desde 2010 a 2015 colaboró con la Asociación Española Contra el Cáncer, al principio como voluntario en el Hospital Virgen de Macarena y desde 2012 como voluntario online en www.aecc.es. Actualmente estudia para pertenecer al Cuerpo Superior Técnico de Instituciones Penitenciarias en la especialidad de Psicólogo, a la vez que es editor y autor en Psicomemorias.

4 Interacciones

  1. 15/01/2015

    […] No somos muy partidarios de muchos de los vídeos sensacionalistas que circulan por la red con el único fin de ser virales a costa de la lágrima fácil. Pero este caso es diferente. La Asociación Española de Adolescentes y Jóvenes con Cáncer, ha realizado un “experimento social” con el que nos recuerdan muchas de las cosas de las que ya hablamos en el artículo: Cáncer: La enfermedad sin nombre. […]

  2. 13/04/2015

    […] las palabras para etiquetar lo que vivimos y lo que sentimos. Los eufemismos son sustitutos de situaciones que nos incomodan tanto que no podemos nombrarlas (tercera edad, […]

  3. 06/10/2015

    […] Cuidados Paliativos, os queríamos presentar a Ramón Bayés Sopena, psicólogo especializado en Psicooncología y Cuidados Paliativos. Entre sus méritos está el haber sido introductor en España de los […]

  4. 05/12/2015

    […] figura del psicooncólogo no solo es importante para el paciente sino también para sus familias. Los momentos clave de esta […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Quizás también te guste...

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Saber más

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar