Calcutismo: El Nuevo Trastorno Mental - Psicomemorias
¿Quieres publicar tu artículo en Psicomemorias y ayudarnos en nuestra misión de divulgar psicología?
¡Claro que quiero!

Calcutismo: El Nuevo Trastorno Mental

¿Qué es el Calcutismo?

¿Alguna vez has sentido la necesidad de ayudar a alguien? Seguro que conoces a alguien (o a ti mismo, que por algo estás leyendo esto) que no puede evitar estar al servicio de los demás. La disposición para socorrer a otras personas es un atributo muy bien valorado en nuestra sociedad pero, ¿qué ocurre si esta disposición abarca casi todo nuestro tiempo? La respuesta es simple: Padecemos el trastorno del buenismo o, como la American Psychiatric Association (APA, 2015) lo ha bautizado, calcutismo; en una clara alusión a Teresa de Calcuta.

Actualmente se plantea si personajes históricos como la Madre Teresa de Calcuta tenían calcutismo (Fuente: Google Imágenes).

Actualmente se plantea si personajes históricos como la Madre Teresa de Calcuta tenían calcutismo (Fuente: Google Imágenes).

Recientes investigaciones llevadas a cabo por la Universidad de Massuchasetts ponen en tela de juicio la fe de esta religiosa, y cuestionan si las acciones que llevaron al Papa Juan Pablo II a beatificarla fueron producto de su espiritualidad o de un trastorno mental descubierto recientemente. Otras personalidades, como el célebre pacifista Mahatma Gandhi o el ganador del Premio Nobel de la Paz Martin Luther King, se encuentran también en el punto de mira de estas investigaciones.

Sin duda, estarás preguntándote de qué va todo esto del calcutismo y por qué supone tanto revuelo. Pues bien, gracias a la colaboración del prestigioso psicólogo Paul Ekmon en el estudio desarrollado por EuraPsy, se ha conseguido delimitar los signos y síntomas que identifican la aparición de este trastorno, acotándolos en ocho:

1. Idealización del bien como valor prioritario.
2. Necesidad urgente de ayudar a alguien aunque no lo necesite realmente.
3. Ocultación o deseo de no protagonizar eventos sociales públicos.
4. Creencia y sentimiento de responsabilidad hacia el bienestar de los demás.
5. Excesiva preocupación por realizar buenas acciones.
6. Negación sistemática de recibir ayuda de otras personas.
7. Tendencia a evitar conflictos entre terceras personas.
8. Evasión de la realidad, justificada bajo una visión optimista de la vida

El cumplimiento de seis o más de estos ocho criterios diagnósticos ya indica la posibilidad de padecer este trastorno, pero su diagnóstico y tratamiento es labor de un profesional de la salud mental. O sea, que ya puedes quitarte de la cabeza la idea de que tu naturópata personal te recomiende unas sesiones con Flores de Bach para aliviar tu mal.

¿Se ha investigado a los buenos?

Actualmente, el colectivo de profesionales de la salud mental no termina de ponerse de acuerdo sobre la influencia que posee el género en esta alteración. Así, investigadores de la Universidad de Stantord llevaron a cabo varios estudios longitudinales, transversales, secuenciales e incluso retrospectivos en una muestra balanceada de más de 20.000 participantes, de los cuales el 92% pertenecía al colectivo universitario, mientras que el otro 8% fue de origen diverso (véase familiares y amigos voluntarios). A pesar de que el gobierno estatal concediera una cuantiosa subvención durante los casi doce años que llevan dichos estudios en proceso, los resultados aún no arrojan la suficiente luz como para afirmar que ser hombre o mujer predispone a padecer calcutismo.

Ayudar a los demás, ¿un trastorno mental? (Fuente: Google Imágenes)

Ayudar a los demás, ¿un trastorno mental? (Fuente: Google Imágenes)

No obstante, en un intento apresurado de llevarse el mérito de los resultados sobre este nuevo trastorno, becarios de la Universidad de Berlkey construyeron hace un mes un test psicológico que la APA ha validado. Este test, formado por diez ítems de escala tipo Likert (ocho referente a los ocho signos de calcutismo, más dos ítems de falseo), contiene toda la información necesaria para diagnosticar este trastorno sin necesidad de utilizar entrevistas clínicas ni ninguna otra herramienta adicional. La traducción y adaptación al castellano se está llevando a cabo de la mano de TAE Ediciones, cuya dirección contempla si acercar el cuestionario a los profesionales de la Psicología con una tarifa flexible que oscila entre los 9 y los 999€, dependiendo de si el test es en blanco y negro o a color.

¿Mi perro puede padecer Calcutismo?

Pues no, querido lector, no eres el primero en preguntarte esto. Muchos expertos en Psicología Comparada se plantearon la posibilidad de la existencia de este síndrome en el reino animal, lo que les llevó a ponerse manos a la obra en investigaciones con distintas especies. Entre ellas se encontraban ejemplares de koala y wombat, aunque fueron los ensayos con mapaches los que causaron mayor expectación. Se propusieron experimentos en los que estos habilidosos animales tenían que “regalar” a sus congéneres la comida que les sobrara tras una saciante ingesta. Lamentablemente y, al contrario de lo esperado, los mapaches saciados seguían acaparando su ración extra, lo que llevó a otros mapaches más hambrientos a desarrollar hasta un extremo inesperado su ingenio para hurtar comida. Al tratarse de un ambiente experimental al aire libre, uno de los laboratorios de Nuevo Méjico perdió a la mitad de los ejemplares debido a un fallo de la seguridad del recinto durante la noche. Esto tuvo como resultado la proliferación de mapaches en los núcleos urbanos más cercanos, como Alburqueque, al igual que han proliferado los vídeos en las redes de éstos en pleno hurto. Estas investigaciones con sujetos procedentes del reino animal se vieron truncadas debido a las numerosas protestas por parte de asociaciones dedicadas a la conservación de la naturaleza como Greenpece o Adema, ya que obligaron a cancelar todos los ensayos experimentales relacionados con el calcutismo animal antes de obtener resultados concluyentes. De esta manera, la pregunta que anuncia este epígrafe parece no tener una respuesta certera hasta la fecha.

Algunos ya conviven con mapaches "domésticos" (Fuente: Google Imágenes)

Algunos ya conviven con mapaches “domésticos” (Fuente: Google Imágenes)

Y entonces, ¿qué?

Llegados a este punto, quizá te preguntes por qué algunos estados siguen invirtiendo este considerable capital a la investigación del calcutismo (hablamos de cifras que superan el millón de euros anuales). Algunos referentes internacionales sobre conspiraciones mantienen la teoría de que los gobiernos utilizan este dinero para sabotear los estudios y silenciar a los investigadores. La razón parece argumentarse de manera sencilla: mientras las buenas personas sigan pensando que su conducta no es producto de un trastorno psicológico, no se hace necesario ningún protocolo de actuación contra este trastorno. En caso contrario, los costes no serían asumibles para nuestro sistema sanitario, que se vería obligado a contratar al menos a un psicólogo por cada centro de salud.

Y yo, ¿soy calcutista?

Aunque ya hemos dicho que su diagnóstico corresponde a un profesional de la salud mental, las personas que sufren de calcutismo acuñan una serie de rasgos de personalidad comunes. Si quieres salir de dudas, lee el siguiente texto en voz alta y piensa con detenimiento si coincide o no con tu forma de ser:

En ocasiones tienes la necesidad de que otras personas te aprecien y admiren, y sin embargo eres crítico contigo mismo. Aunque tienes algunas debilidades en tu personalidad, generalmente eres capaz de compensarlas. Tienes una considerable capacidad que no has aprovechado. Tiendes a ser disciplinado y controlado por el exterior pero preocupado e inseguro por dentro. A veces tienes serias dudas sobre si has obrado bien o tomado las decisiones correctas. Prefieres una cierta cantidad de cambios y variedad y te sientes defraudado cuando te ves rodeado de restricciones y limitaciones. También estás orgulloso de ser un pensador independiente; y de no aceptar las afirmaciones de los otros sin pruebas suficientes, pero encuentras poco sabio el ser muy franco en revelarte a los otros. A veces eres extrovertido, afable, y sociable, mientras que otras veces eres introvertido, precavido y reservado. Algunas de tus aspiraciones tienden a ser bastante irrealistas.

¿Coincide? De acuerdo, no te alarmes aún. Esta coincidencia es fruto del conocido Efecto Barnum.

¿Mejor? ¿No? Está bien. Ahora dirígete al listado de los ocho signos del calcutismo, pero lee sólo las letras mayúsculas de dicho listado.

¡Felicidades! Acabas de recordar en qué día se ha publicado este artículo. Recuerda también no creer todo lo que lees u oyes.

Por una divulgación de calidad.
El equipo de Psicomemorias.

Para saber más:

Sobre Lucas Hidalgo

Psicólogo y músico. Interesado en la sexología y la terapia de pareja. Ha formado parte de la Unidad de Psicología Clínica en el Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla. Tiene experiencia en tratamiento de personas con dolor crónico. Actualmente compagina su trabajo en consulta con el de baterista.

3 Interacciones

  1. Marian dice:

    Sencillamente brillante. Enhorabuena por la entrada.

  1. 28/12/2015

    […] Calcutismo: el nuevo trastorno mental […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Quizás también te guste...

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Saber más

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar