Adopción Abierta: Nuevos Horizontes - Psicomemorias
¿Quieres publicar tu artículo en Psicomemorias y ayudarnos en nuestra misión de divulgar psicología?
¡Claro que quiero!

Adopción Abierta: Nuevos Horizontes

¿Qué es la adopción abierta?

La adopción abierta se trata de un tipo de adopción en donde el niño o niña que ha sido adoptado, su familia de origen y su nueva familia adoptiva mantienen algún tipo de contacto, ya sea de forma directa o a través de intermediarios.

Bajo esta definición se encuentra una realidad muy diversa que gira sobre cuatro dimensiones. La primera, los miembros de las familias, siendo lo más habitual que el contacto se tenga con las madres y hermanos biológicos. En segundo lugar, también existe variabilidad en el tipo de contacto, pudiendo tratarse de un contacto físico a través de visitas, o tratarse de un contacto por carta/e-mail, teléfono, fotografías, etc. Un tercer aspecto que añade diversidad a esta medida es la frecuencia de contacto, que puede ser mayor o menor según el caso. Por último, desde cuándo tiene lugar el contacto: si se produjo desde antes de que se formalizara la adopción, después o en ambos momentos.

La madre biológica es la figura que más contacto mantiene con el niño tras la adopción.

La madre biológica es la figura que más contacto mantiene con el niño tras la adopción.

Como vemos, las posibilidades son múltiples, además de ser cambiantes a lo largo de una misma vida, adaptándose a las necesidades de las partes. Así, puede que un contacto se iniciara por carta, pero acabe conociéndose físicamente; o pudo iniciarse el contacto con la madre biológica, pero al final se conozca también a los abuelos biológicos.

¿Desde cuándo existe?

Aunque esta forma de adopción puede resultar novedosa, originalmente en las adopciones era frecuente que las familias adoptivas y las biológicas mantuvieran cierto contacto de tipo informal. Sin embargo, en el siglo XX esta realidad cambió (especialmente en Estados Unidos), pues al aumentar el interés en la adopción, se produjo un aumento de las agencias encargadas de tramitarlas, trayendo consigo cambios en el sistema.

Las nuevas agencias empezaron a prevenir sobre el hecho de que las partes implicadas en el proceso se conocieran. Se comenzó a aconsejar que era mejor que cada uno fuera por su lado y empezaron a sellar bajo mandato judicial cualquier archivo relacionado con la adopción, incluyendo documentos tan valiosos para saber quiénes somos como los certificados de nacimiento. Todas estas prácticas se acabaron convirtiendo en ley, tanto en EE.UU. como en la mayoría de los países europeos, creyendo que así defenderían a todos los involucrados de los estigmas sociales que por aquel entonces tenía la adopción.

Esta ola secretista tuvo consecuencias tan extremas como que los padres no les contaran a sus hijos que eran adoptados y los criaran como si fueran biológicos. Los pocos padres que se atrevían a hablarlo, abordaban el tema en una única conversación, como si de un secreto del que avergonzarse se tratara, en vez de hacerlo como un proceso abierto durante la niñez y la adolescencia como actualmente se recomienda.

Jornadas de convivencia de los Family Service of Metro Orlando, donde se reunen familias biológicas y adoptivas.

Jornadas de convivencia de los Family Service of Metro Orlando, donde se reunen familias biológicas y adoptivas.

Los cambios sociales que tuvieron en los años 70 en EE.UU, como el movimiento de los derechos civiles y la promoción de la libertad de información, consiguieron cuestionar estos métodos. De repente, un gran número de adultos adoptados comienzan a exigir información sobre sus orígenes a las autoridades, desafiando el modelo anti-aperturista. Es dentro de este nuevo desafío donde se encuentra la adopción abierta como es hoy en día entendida, habiéndose hecho grandes avances desde entonces.

¿Tiene beneficios o perjuicios para los implicados?

Aunque la adopción abierta se está volviendo más común que en las décadas anteriores, la realidad actual es que aún no es universalmente aceptada como la mejor medida para los intereses de las partes.

Posiciones contrarias al aperturismo en la adopción han argumentado que el contacto continuado entre las familias dará lugar a inseguridades en los padres adoptivos, poniendo en cuestión el control de la situación y vulnerando sus derechos sobre el menor. Además, se sienten preocupados por la posibilidad de que perjudique al ajuste del niño o de la niña adoptada e influya en su identidad.

Sin embargo, las investigaciones realizadas hasta la época, especialmente por psicólogos con Grotevant o Brodzinsky, parecen indicar que estos miedos no tienen fundamento y que la adopción abierta conlleva más beneficios que perjuicios.

Muchas familias que han pasado por esta experiencia defienden el modelo de adopción abierta.

Muchas familias que han pasado por esta experiencia defienden el modelo de adopción abierta.

Estos trabajos sugieren que la mayoría de las familias adoptivas están bastante satisfechas y tienen una relación positiva con los padres biológicos. Aumenta su comprensión sobre estos últimos y se preocupan menos de la relación que pueden tener sus hijos con sus figuras del pasado. Además, tienen una mejor comunicación con sus hijos sobre la adopción y tienden a mostrar más empatía hacia ellos.

En cuanto a la familia biológica, la figura con la que más contacto se tiene en los países en los que existe esta medida es con las madres de origen, siguiéndole cerca los abuelos y los hermanos, estando en último lugar los padres. Respecto a las madres biológicas, se ha descubierto que esta medida les beneficia aumentando su sensación de control, reduciendo sentimientos de pérdida y otros problemas que pudieran surgir.

En los niños y niñas se sabe que el contacto no tiene las repercusiones negativas sugeridas por las posturas en contra de esta medida. De hecho, hay evidencias que muestran que estos menores, en comparación con aquellos que tienen poco o ningún contacto con sus familias biológicas, muestran un mayor entendimiento de qué significa ser adoptado, tienen más curiosidad sobre su propia historia y les preguntan a sus padres más sobre este tema, lo que mejora la comunicación familiar. En cuanto a los adolescentes, suelen estar más satisfechos con la información que poseen y el nivel de contacto que tienen sobre sus padres biológicos cuando éste es continuado.

Aspectos a tener en cuenta

Pese a los beneficios que de momento parece aportar la adopción abierta, no hay que perder de vista algunos asuntos éticos que rodean a la práctica. Para empezar, la decisión sobre qué apertura tomar en la adopción debe basarse en el interés superior del menor. De igual modo, se debe asegurar la “buena fe” de las partes, pues la adopción abierta no sólo trata de contacto e intercambio de información, sino que es necesario tratarse con respeto, sin prejuicios, con confianza y buena voluntad. Otro aspecto relevante en esta área es ser honesto, no sólo con la otra parte, sino también con uno mismo, explorando hasta dónde se es capaz de llegar antes de tomar decisiones precipitadas. Por último, los profesionales deben promover el derecho a la autonomía de todos los interesados, sin sentirse presionados por ninguna de las partes.

Si la adopción va a ser abierta o no, es una decisión en la que prima el interés del menor. (K.Haring)

Si la adopción va a ser abierta o no, es una decisión en la que prima el interés del menor. (K.Haring)

¿Cuál es la realidad en España?

En nuestro país, la adopción abierta ha empezado su camino. En la ley 26/2015 se abre la posibilidad a que existan contactos entre el menor y su familia biológica. Sin embargo, a día de hoy siguen siendo pocas las familias que han iniciado este camino, siendo lo más frecuente que se favorezca el contacto entre hermanos que con los padres biológicos.

Además, existen diferentes programas de post-adopción menores adoptados que quieren conocer su pasado y los miembros que formaban parte de él. Estos programas guían a los chicos y chicas adoptadas en este camino, preparándoles para la información y ayudándoles a integrarla.

¿Dónde has podido ver casos de adopción abierta?

  • Friends (serie): Mónica y Chandler conocen a Erica, la futura madre de sus hijos.
  • Juno (película): Una joven adolescente se queda embarazada y decide dar su hijo en adopción, buscando una familia adecuada.

Sobre Carmen Paniagua

Psicóloga evolutiva y Máster Oficial en Intervención y Mediación Familiar. Actualmente, está realizando el doctorado con el estudio Health Behaviour in School-aged Children (HBSC) de la Organización Mundial de la Salud y con un proyecto de ruptura en adopción y acogimiento familiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Quizás también te guste...

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Saber más

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar