Acogimiento familiar: una realidad (casi) oculta - Psicomemorias
¿Quieres publicar tu artículo en Psicomemorias y ayudarnos en nuestra misión de divulgar psicología?
¡Claro que quiero!

Acogimiento familiar: una realidad (casi) oculta

Les invito a hacer un experimento sencillo. Acudan a un espacio en el que puedan encontrar a mucha gente, el que sea: un instituto, una plaza popular o el lugar en el que se encuentre el monumento más famoso de su localidad. Pregunte a las diez primeras personas que pasen, o incluso a las primeras veinte, ¿Qué es el acogimiento familiar?.

Me atrevo a decirle que la gran mayoría de ellos les responderá: “¿El qué?”. Usted, deseoso de no darme la razón, repetirá efusivo: “¡El acogimiento familiar!”. Esa persona seleccionada al azar, con más o menos estudios, con más o menos edad, de un género u otro, le dirá de nuevo con una alta probabilidad: “¡Ah! Esos son los niños saharauis/bielorrusos/ucranianos que vienen en verano”.

Pues no, eso no es el acogimiento familiar. Y el problema no es sólo que haya una confusión de conceptos, el problema es que el acogimiento familiar es la medida de protección a la infancia más frecuente en nuestro país, y desgraciadamente la más desconocida. Así, cualquiera sabe qué es la adopción, pese a ser sustancialmente más minoritaria. Por ejemplo, en el año 2010 hubo en España aproximadamente cuatro veces más acogimientos familiares que adopciones nacionales. Y aún así, se nos queda cara de poker si nos preguntan por el acogimiento.

Es posible que hasta una persona que haya vivido bajo esta medida no sepa a priori de qué le estamos preguntando. De igual manera, es muy probable que usted tampoco sepa exactamente qué es, o tenga dudas sobre los límites entre esta medida y la adopción (la hermana bonita). Por ello, queremos aprovechar este artículo para sacar de la oscuridad esta medida y explicar su esencia más básica: en qué consiste y qué tipos de acogimiento hay.

Es necesario sacar de la oscuridad el acogimiento familiar

Es necesario sacar de la oscuridad el acogimiento familiar

Acogimiento familiar: una medida de protección

El acogimiento familiar, como hemos dicho, es una medida de protección a la infancia que se toma cuando el Servicio de Protección de Menores (SPM) entiende que la situación familiar de un o una menor es de riesgo. Una vez que el SPM detecta dicho riesgo en un hogar, según la gravedad del mismo (no es lo mismo no llevar a tu hijo mayor de seis años al colegio que abusar sexualmente de él), las medidas a tomar de mayor a menor reversibilidad son:

Preservación familiar: el niño o niña permanece con su familia biológica ya que se prevé que ésta pueda solucionar sus problemas a corto plazo con ayuda externa como los Servicios Sociales (SS) o el Equipo de Tratamiento Familiar (ETF).

Acogimiento familiar: el niño o la niña pasa a vivir con otra familia diferente a sus padres, ya que se prevé que a corto plazo la suya no va a poder cambiar y es conveniente que el menor se desarrolle, durante el tiempo que se estime necesario, en otro hogar que sepa satisfacer sus necesidades. Sin embargo, se considera que la relación entre los menores y sus padres biológicos es beneficiosa para el niño o la niña y conviene mantenerla, aunque puede que con el tiempo dichos contactos se rompan o cambien.

Medida de protección que se toma cuando la situación familiar de un o una menor es de riesgo

Acogimiento familiar: Medida de protección que se toma cuando la situación familiar de un o una menor es de riesgo

Acogimiento residencial: la o el menor pasa a vivir en un centro de menores, durante más o menos tiempo, debido a que no se ha encontrado de momento (o para siempre) familia acogedora o adoptiva (según el caso) para él o ella. Pese a que legalmente ésta debe ser la última opción a la que recurra el SPM, la realidad es que en nuestro país, en contraste con los que nos rodean, es la opción que se toma en primer lugar con más frecuencia.

Adopción: la o el menor pasa a vivir con otra familia, con la que no comparte ningún vínculo, debido a que se considera que su familia biológica no podrá cambiar ni a corto ni a medio plazo y la relación con ellos se valora como perjudicial. El menor rompe todo contacto legal con su pasado.

Tipos de acogimiento familiar

Como vemos, el acogimiento familiar es una medida en la que una nueva familia se encarga de un menor que sigue estando en contacto con su familia biológica. Este contacto, que habitualmente suele ser con la madre, el padre y hermanos, se formaliza en forma de visitas o salidas temporales, pudiendo ser dichas visitas regularizadas y/o supervisadas según la situación concreta de cada familia.

El acogimiento familiar no tiene una tipología única, sino que bajo dicho término se encuentran realidades muy distintas según las variables a las que atendamos.
Si la persona que se encarga del menor es un familiar dentro del tercer grado de consanguinidad (abuela, tío, hermana…) se trata de un acogimiento en familia extensa. En el caso de que la familia que cuida al menor no tenga ningún grado de parentesco o este grado sea mayor que el tercero (una tía abuela, un primo segundo…), estaríamos ante un acogimiento en familia ajena.

Por otra parte, podemos distinguir también varios tipos según la duración del acogimiento. Si se prevé que los padres del menor no van a cambiar a corto plazo, pero los vínculos que mantienen son positivos para el menor, éste pasaría a un acogimiento permanente, que suele implicar la convivencia en una familia hasta la mayoría de edad. Qué pase después de cumplir los 18 años depende ya del menor, pues al ser un adulto puede decidir qué hacer con su vida (seguir con la familia de acogida, independizarse, volver con su familia de origen…).

Por el contrario, si tras estudiar la situación familiar se ha previsto que la familia biológica puede cambiar a corto plazo, pero no es recomendable que el menor esté en el núcleo familiar durante el tiempo que se necesite para dicho cambio, estaríamos hablando de un acogimiento simple. Dentro de esta modalidad existen dos tipos: el acogimiento simple propiamente dicho y el acogimiento de urgencia. El primero correspondería a la estancia de un menor con otra familia mientras su familia biológica realiza los cambios necesarios para la reunificación familiar, este periodo se puede extender hasta aproximadamente dos años.

El acogimiento de urgencia es la modalidad más reciente y que más familias ajenas atrae. Se trata de un acogimiento temporal, que suele ser de unos 6-9 meses, de un menor entre 0 y 7 años de edad que acaba de ser retirado de sus padres y que necesita un hogar en el que vivir mientras se estudia su situación y se ve qué decisión es la mejor para él o ella.

El objetivo es que los niños en desamparo puedan crecer en un entorno familiar de calidad, y no en un centro de menores

El objetivo es que los niños en desamparo puedan crecer en un entorno familiar de calidad, y no en un centro

En España, el acogimiento en familia extensa es más frecuente que el acogimiento en familia ajena (en el año 2007, el primer tipo suponía el 80% de los acogimientos). De estos acogimientos un alto porcentaje de ellos se inician “de hecho”, es decir, comienzan por iniciativa propia de las familias, detectándolos el SPM cuando ya está consolidado (habitualmente, cuando el menor ingresa en el sistema educativo o ante un problema de salud).

En conclusión

Como hemos podido ver, pese a que todas estas tipologías se engloban bajo el mismo término, la realidad del acogimiento familiar es muy diversa y compleja. El objetivo de esta medida es que los menores que se encuentren en desamparo puedan crecer en un entorno familiar de calidad, y no en un centro de menores. Aunque los centros de menores españoles son muy buenos, y desde luego son mejores que las familias biológicas de estos menores a quienes les es retirada la custodia, lo cierto es que por su propia naturaleza no puede satisfacer un área esencial para el desarrollo humano: la emocional. Por ello, que la visibilidad del acogimiento familiar aumente es una cuestión de primer orden (aunque el Estado no lo vea así, como tantos otros temas…), pues puede ayudar a dar la oportunidad a unos niños y niñas de sentirse queridos, especiales e importantes, en definitiva, sentirse amados tal y como son.

Pese a que la labor de las familias de acogida no es fácil, sí es necesaria y muy reconfortante. Si estás interesado en ser familia acogedora o te lo estás pensando, no dudes en acudir a la Institución Colaboradora de Integración Familiar (ICIF) de tu provincia.

Esperamos que tras esta lectura, si vais alguna vez por la calle y alguien os pregunta “¿Qué es el acogimiento familiar?” no pongáis cara de poker, sino que sepáis contestar. Puede que así ayudemos a que la sociedad empiece a dirigir la mirada a esta realidad y a la gran labor que realizan las personas que brindan un futuro mejor a nuestros jóvenes.

Cuanto más sepamos sobre el acogimiento familiar, más familias habrá y más tendrá que actuar el Estado para mejorar los aspectos que aún quedan pendientes. Como dice la famosa frase: “Lo que no se dice, no existe”.

Para saber más…

*Un libro para profundizar: Acogimiento familiar, de Pere Amorós y Jesús Palacios, en Madrid Alianza Editorial.

*Un libro infantil clásico: El zorrito perdido: la historia del pequeño zorro que encontró una madre, de Irina Korschunow, en Salamandra.

*Una película para entender a las familias de origen: Ladybird, Ladybird, de Ken Loach.

*Un reportaje: Volver a sonreír

Sobre Carmen Paniagua

Psicóloga evolutiva y Máster Oficial en Intervención y Mediación Familiar. Actualmente, está realizando el doctorado con el estudio Health Behaviour in School-aged Children (HBSC) de la Organización Mundial de la Salud y con un proyecto de ruptura en adopción y acogimiento familiar.

9 Interacciones

  1. Alba dice:

    Por si os interesa, os dejo el link sobre un libro sobre formación de familias acogedoras creado por Aldeas Infantiles, para que le echéis un vistazo 🙂 http://www.aldeasinfantiles.es/conocenos/publicaciones/libro-uned-y-aldeas-infantiles-sos/pages/default.aspx

  2. ¡¡¡Muchas gracias Carmen por dar a conocer el acogimiento familiar!!! Como bien planteas, esta medida de protección hacia los menores no es muy conocida pero sí que es muy necesaria.

    Si alguien que esté leyendo este artículo quiere ser una familia acogedora en Andalucía, que no dude en contactarnos. http://www.infania.org

    En España hay más de 40.000 niños/as en situación de desamparo y, cerca de 20.000 viven en centros. Tú puedes darle el cariño que necesitan. ACOGE.

  3. Carmen Paniagua dice:

    Muchas gracias por los comentarios tan positivos.

  4. rebeca dice:

    Quizas este tema sobre los acogimientos no se han dado a conocer porque la realidad es otra muy diferente. Hay casos y bastantes,en los ke sin demostrar ke realmente existe una desproteccion,puesto ke no tienen pruebas, los menores son desarraigados de su familia ,ya sea padre o madre del menor. Imagina como madre o padre ke una mañana como cualkier otra levantas a tu hijo/a para ir al colegio. Lo dejas en la puerta de estr y te despides de ella ke te pregunta: mami, despues vienes.tu a buscarme? Y la madre asiente con una gran sonrisa ”te lo prometo” . Y ese es el ultimo momento ke recuerdas porke ya no vas a poder tener a tu hija contigo. S tu lado,sin saber como esta ,como lo habra lasdo,ke explivacion

  5. rebeca dice:

    La an dado,si la an preguntado tan sikiera si eso es lo ke ella keria o con kien se keria kedar. La sensacion ,el setimiento,el dolor,la rabia,la impotencia,el desgarro ke siented en ti poke sientes como tu vida te la an arrancado de cuajo. Y a partir de hay no vuelves a estar con tu hija ni dos minutos a solas,sin intimidad tan frio todo. Y ke ese momento tan solo dure una hora,en total dos horas a la semana. Y asi durante dos eternos años. Supuestamente acogida simple con reunificacion familiar. Ya an pasdo dos años y medio y tan solo unas horas mas y pudiendo estar sin control de educadoras. Lo ke encima a sido este cambio porke lo a dictaminado un juez. Cuanto tiempo dicen?TRES MESES? MENTIRA y lo ke esta por durar y lo ke nos toca aguantar. Y esto es asi de cruel y triste. Despues de todo este tiempo todavia no sabemos si volveremos a estar como como hace tres años. Si lo puedo afirmar rotundamente puesto ke este caso es el caso mio y mi hija de 8 años. la lucha es lo ke nos va a seguir manteniendo unidas.

  1. 12/01/2015

    […] Acogimiento familiar: una realidad (casi) oculta […]

  2. 14/01/2015

    […] Os acercamos una campaña de captación de familias acogedoras de la ICIF Fundación Márgenes y Vínculos. Con ella, se pretende informar del acogimiento familiar y atraer a familias que estén dispuestas a participar en este gran proyecto. Si aún no sabes qué es el acogimiento familiar, no te pierdas nuestro artículo Acogimiento familiar: una realidad (casi) oculta. […]

  3. 14/01/2015

    […] Esta semana, a parte de la ya mencionada “Ladybird, Ladybird” en el artículo Acogimiento familiar: una realidad (casi) oculta, os traemos la película española “Marsella” […]

  4. 10/12/2015

    […] de los programas que lleva a cabo esta fundación, destacamos hoy el de Acogimiento Familiar que da servicio a Cádiz y parte de Sevilla. Es en la sede hispalense donde trabaja Irene Viedma […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Quizás también te guste...

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Saber más

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar