La Bella y la Bestia: no juzgues al animal que aparenta ser - Psicomemorias
¿Quieres publicar tu artículo en Psicomemorias y ayudarnos en nuestra misión de divulgar psicología?
¡Claro que quiero!

La Bella y la Bestia: no juzgues al animal que aparenta ser

Por Antonio García Ríos

¿Has escuchado alguna vez: “no juzgues a alguien por sus apariencias“? Todos somos seres que juzgamos a los demás tan solo con verlos. Hace poco se estrenó en marzo una película de gran boom, titulada “La Bella y la Bestia”. Esta película ya fue sacada hace varios años por Disney en versión animada, sin embargo, ha salido a la gran pantalla de todos los cines en versión realista. No obstante, ¿por qué hacemos mención a esta película con las apariencias o con los juicios? Pues es muy sencillo, la película nos enseña el valor de no prejuiciar, de no confiarnos por las apariencias que uno muestre, de no hacer estereotipos, entre otros.

Para las personas que aún no sepan de qué trata la película os la resumiré brevemente, aunque os recomiendo verla. Narra sobre una joven (Bella) que vivía en una aldea y de un príncipe que fue hechizado por una bruja, la cual lo convirtió en un terrible ser (Bestia). Tras varios sucesos, Bella se enamora de la Bestia finalmente por cómo era en su interior, no por lo que aparentaba ser, pues el hechizo se rompió y la Bestia pudo volver a ser un humano.

La Bella y la Bestia (Fuente: Google imágenes).

Nuestra primera impresión

¿Alguna vez has “definido” a una persona tan solo con verla? Por ejemplo, si veo a una persona atractiva e inteligente, me imagino que, además de eso, es amable, simpática, organizada… Sin embargo, luego sabemos que no lo es, pues hemos hecho una impresión de una persona con tan solo verla. Por lo tanto, si el lector o lectora aún no ha entendido qué son las impresiones, pues son nada más y menos que “características psicológicas que se infieren a partir de la conducta, así como de atributos de la persona observada, y esas inferencias se organizan en una impresión coherente” (Moya, 1999).

Las impresiones presentan características como simples, circunstanciales (se dan en cualquier momento), son elaboradas con escaso material informativo, tienen una influencia en el desarrollo de posteriores interacciones, son duraderas y estables. Dichas características se aprecian en la película cuando se le atribuye a Bella que es hermosa, peculiar, singular… con tan solo verla o, en el caso de la Bestia, que es un ser violento, monstruoso y despiadado.

Existen factores que influyen en la formación de impresiones: factores asociados al perceptor (por ejemplo, el efecto halo o el efecto de la mera presencia), factores asociados a la persona percibida (por ejemplo, el congraciamiento o la autopromoción) y factores relativos al contenido y la situación de la percepción (por ejemplo, la información única y redundante).

Estereotipos y prejuicios, ¿lo sabes ya?

Los estereotipos son las ideas, creencias o conceptos que tenemos sobre un grupo social, las cuales son erróneas. Por ejemplo, pensamos que los italianos están siempre comiendo pizzas o asociamos que una princesa debe ser bella, tener una dulce voz… Además, los estereotipos pueden ser positivos o negativos, estos últimos darán lugar en prejuicios y éstos a su vez derivan en la discriminación.

Estereotipos y prejuicios: “No son como pensamos” (Fuente: Google imágenes).

Los prejuicios son aquellos juicios o sentimientos negativos que tenemos sobre un grupo social, debido a que no encajan con nuestro grupo. Cuando en los prejuicios aparece un trato diferente y perjudicial hacia una persona, entonces estamos definiendo la discriminación. Un claro ejemplo son las diferentes etnias, donde podemos apreciar que muchos no admiten una persona por su raza o religión (prejuicio) y esto le puede impedir trabajar (discriminación). En el caso de la película, los prejuicios lo vemos en la Bestia, la cual es rechazada por el pueblo por ser diferente y esto conlleva a una enorme discriminación tal que, incluso, lo intentan asesinar.

Por lo tanto, a modo claro y conciso, podemos definir un estereotipo como una etiqueta socialmente compartida por una matriz positiva, mientras que un prejuicio es aquella con una matriz negativa.

Somos seres juzgadores no sólo en las películas

Como se hizo mención al inicio, somos seres que realizamos juicios a los demás. Pero, ¿sabemos su concepto? Según Aristóteles: “es el pensamiento compuesto de más de una idea, pero dotado, a la vez, de una unidad especial que se logra por medio de la cópula“. Podemos entender, por tanto, que un juicio es la capacidad que tenemos de elaborar ideas y sacar una conclusión. Por ejemplo, cuando el pueblo hizo la conclusión de que el de padre de Bella estaba loco por las cosas que decía: “a mi hija la ha atrapado una bestia”, “la bestia existe”… ¿Por qué llegaron a ese juicio? Ya lo deberíamos saber, por aquellos factores que influyen en la formación de impresiones.

Estereotipos y prejuicios: “No son como pensamos” (Fuente: Google imágenes).

Finalmente, ¿crees que es necesario hacer impresiones anticipadas a una persona tan solo con verla? ¿Crees que es necesario estereotipar, prejuiciar o discriminar a alguien por tan solo presentar algunas diferencias? No nos dejemos llevar por lo que aparentan ser, pues no está en el exterior lo que uno quiere mostrar sino en el interior de uno mismo.

Para saber más…

DEL SECRETO, L. E. G. I. T. I. M. I. D. A. D. (1992). Vida pública, vida privada y derecho a la información: acerca del secreto y su reverso. Rev. derecho (Valdivia), 3(1-2), 13-23.

González, C. (1997). Identidad, alteridad y comunicación, definiciones y relaciones. Signo y pensamiento, 16(30), 77-84.

Pabon, G. (2013). Psicología de la Publicación: El Juicio. 2013. Recuperado de:
http://psicoecoms.blogspot.com.es/2013/01/el-juicio.html

Sobre Psicomemorias

Psicomemorias es una plataforma de divulgación de Psicología. Si quieres conocer más sobre nosotros, puedes echar un ojo aquí: http://www.psicomemorias.com/linea-editorial/

4 Interacciones

  1. Anónimo dice:

    Estoy de acuerdo con tu opinión, exceptuando el que la película tiene un pequeño gran fallo, y es que la bestia posee un castillo enorme en el cual destaca una biblioteca, que hace maravillas a bella. Además, Bella, para mi gusto, es demasiado perfecta; es decir, ella no se guía por las apariencias, pero, ¿no hubiese sido apropiado que no sea tan perfecta para que se entienda el significado de belleza interior? Por esos puntos (admito que bastante quisquillosos) pienso que una obra como Sherk es mucho más apropiada para transmitir el mensaje que está película quiere transmitir.
    Ahora bien, con el tema de los prejuicios, obviamente nunca debemos permitir que nos guíen completamente, pero, y haciendo de abogado del diablo, pienso que, por desgracia, más de una vez aciertan. No me refiero en temas raciales (ver a un marroquí y pensar que es terrorista, o ver a una persona de raza negra y pensar que es ilegal), sexuales y demás, sino en como aparentamos ser. El como vistes, te expresas, o incluso como caminas dan un primer juicio inevitable (el prejuicio propiamente dicho), y se pueden observar patrones comunes. ¿Qué quiero decir con esto? Qué no se debe omitir 100% el primer juicio (tampoco juzgar completamente con ello, hay que saber jugar con esto buscando el punto medio perfecto), ya que nos puede dar una idea inicial de como es una persona por lo general (no tiene que ser ni bueno ni malo) y nos puede ayudar a relacionarnos con ella. (Por ejemplo, una persona con ciertos tatuajes te puede indicar sus gustos).
    En resumen, no creo que los prejuicios puedan ser clasificados malos como tal, pero hay que saber cómo usarlos.

  2. Eva dice:

    Enhorabuena por tu artículo!! Por desgracia muestra una realidad muy difundida en nuestra cultura. Juzgar a las personas sin conocerlas. Pero ya lo dice el refranero español: “Las apariencias engañan”.
    Un fuerte abrazo.

  3. chechu dice:

    Muy bueno Antonio tío, felicidades✌✌

  4. María José dice:

    Enhorabuena por tu trabajo, muy bueno!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás también te guste...

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Saber más

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar