Aprendizaje de metas vs aprendizaje de hábitos: Psicología desde el Laboratorio - Psicomemorias
¿Quieres estar al tanto de las novedades de nuestro concurso de artículos?
Estaría bien

Aprendizaje de metas vs aprendizaje de hábitos: Psicología desde el Laboratorio

banner para articulos del concurso

Por Inmaculada Márquez Noriego

Esto es cómo montar en bici, que nunca se olvida”, o “este examen lo tengo que aprobar sí o sí”, son expresiones que más de una vez hemos oído y posiblemente utilizado. Algo de uso tan frecuente son dos comportamientos ampliamente estudiados en psicología; hablamos del aprendizaje de hábitos y el aprendizaje de metas.

(Fuente: Flickr -Alan Levine-)

(Fuente: Flickr -Alan Levine-)

El comportamiento dirigido a metas tiene dos características fundamentales: 1) la dependencia de la relación que se establece entre dar una respuesta y que tras esta aparezca una consecuencia,  lo que denominamos “contingencia instrumental”; y 2) la sensibilidad a los cambios en la consecuencia; es decir, si variamos el valor positivo de una consecuencia nuestro nivel de respuesta se verá modificado. Por ejemplo, podemos pensar en un reto que nos hemos propuesto, pero ahora ya no nos interesa por el motivo que sea, ¿para qué vamos a invertir tiempo en esa tarea si ya no es algo primordial para nosotros? Existen estudios de carácter biológico en modelos animales (ratas) que apoyan estos resultados comportamentales. Por ejemplo, Yin et al. (2005) comprueba que la lesión del cuerpo estriado dorsomedial provoca que emerja un comportamiento de hábitos, en lugar de un comportamiento dirigido a metas.

Por su lado, el aprendizaje de hábitos se caracteriza por no ser dependiente de la expectativa o de la representación de los resultados; siendo impermeables a los cambios en el valor del reforzador. Además, son persistentes, incluso a pesar de posibles consecuencias negativas; y son más propensos a ser realizados automáticamente. El comportamiento automático se lleva a cabo sin la exigencia de recursos atencionales, por lo que son más difíciles de inhibir. Se cree que uno de los requisitos para el desarrollo de la automaticidad es el sobre-entrenamiento aunque no todos los estudios apoyan esta idea (Holland, 2004, Faure et al., 2005; Yin et al., 2004, Adams, 1981; Corwill et al., 1985). El apoyo biológico, lo encontramos en estudios como el de Yin et al. (2004) en el que lesionaron directamente el cuerpo estriado dorsolateral. Los resultados de este estudio demostraron que tras la lesión estos sujetos no podían realizar una conducta de hábitos, pero aparecía un comportamiento dirigido a metas.

En la gráfica 1 aparecen las tasas de respuestas de ambos grupos en el test. Existen diferencias estadísticamente significativas entre el grupo control y el grupo experimental, lo cual, viene a decir, que el grupo experimental reduce su respuesta respecto al grupo control estableciéndose un aprendizaje dirigido a metas

En la gráfica 1 aparecen las tasas de respuestas de ambos grupos en el test. Existen diferencias estadísticamente significativas entre el grupo control y el grupo experimental, lo cual, viene a decir, que el grupo experimental reduce su respuesta respecto al grupo control estableciéndose un aprendizaje dirigido a metas

En nuestro laboratorio, diseñamos dos protocolos conductuales para generar estos dos aprendizajes diferenciales, poniendo a prueba la hipótesis del sobre-entrenamiento. Partiendo de la idea de que el sobre-entrenamiento beneficia la generación del aprendizaje de hábitos, a los sujetos se les introduce, en sesiones diarias, en cajas Operantes o cajas de Skinner. Su tarea consiste en presionar la palanca a cambio de pellets de comida en intervalos variables. La diferencia entre los protocolos es que los sujetos que sean entrenados en generación de Hábitos recibirán un número mayor de sesiones que los sujetos entrenados en Metas. Acabado el entrenamiento, todos los sujetos pasarán por un protocolo de condicionamiento aversivo al sabor, en el cual, se les presenta a los sujetos la misma comida que recibían si presionaban la palanca. Una vez consumida, la mitad de sujetos recibirá una inyección intraperitoneal de LiCL, generando malestar gástrico que será asociado a la comida, reduciendo su consumo posterior. La otra mitad del grupo recibirá una inyección intraperitoneal de suero salino, sirviéndonos de grupo control. Por último, los sujetos se introducirán de nuevo en las cajas para comprobar la tasa de respuesta.

Nuestra hipótesis de partida es que los sujetos introducidos en el protocolo de generación de metas descenderán su respuesta en el test con respecto a un grupo control, mientras que los sujetos empleados en el protocolo con sobre-entrenamiento, generan un comportamiento de hábitos, manteniendo su respuesta respecto a un grupo control.

Los resultados que obtuvimos, como se puede observar en la gráfica 1, donde aparecen los datos de los sujetos entrenados para generar un comportamiento dirigido a metas, es que la respuesta del grupo experimental desciende con respecto a la que obtiene el grupo control, esto significa que estas ratas previamente entrenadas a conseguir un reforzador, les modificamos el valor positivo de este reforzador a negativo, y ahora no presionan la palanca puesto que su meta, que era conseguir comida, ya no tiene sentido. Por otro lado, en la gráfica 2, donde se muestran los datos de los sujetos entrenados en comportamientos de Hábitos, no existen diferencias entre el grupo control y el experimental; es decir, aun siendo el reforzador negativo, siguen presionando palanca porque esa conducta se ha vuelto habitual.

En la gráfica 2 aparecen las tasas de respuestas de ambos grupos en el test. No existen diferencias estadísticamente significativas entre el grupo control y el grupo experimental. Por lo tanto, entendemos que a través del fenómeno del sobre-entrenamiento establecemos un aprendizaje de habito en el grupo experimental.

En la gráfica 2 aparecen las tasas de respuestas de ambos grupos en el test. No existen diferencias estadísticamente significativas entre el grupo control y el grupo experimental. Por lo tanto, entendemos que a través del fenómeno del sobre-entrenamiento establecemos un aprendizaje de habito en el grupo experimental.

Como se mencionó antes, existen estudios de lesión mediante los cuales imposibilitamos un tipo de aprendizaje u otro. La utilidad de estos protocolos es averiguar si diferentes modelos animales de lesión puede llevar a cabo un tipo de tarea u otra. La línea de investigación futura, en modelos animales, en nuestro laboratorio, va encaminada al estudio de Enfermedad de Parkinson, con grupos tratados con implantación de células madres, además de comprobar cómo afecta el bloqueo de ciertos receptores a la tarea, así como la administración de drogas de abuso.

Pero ¿para qué nos sirve todo esto? A nivel clínico, se comprueba que los datos obtenidos con modelos animales, pueden tener más o menos parecido con las conductas humanas. Partiendo de estos modelos, podemos encaminar la terapia de una forma más eficaz a pacientes que no puedan generar un tipo de aprendizaje, potenciando otro, y así facilitar los retos que pueden encontrar en su día a día.

Para saber más…

  • Balleine, B. W., Liljeholm, M., Ostlund, S. B. (2009) The integrative function of the basal ganglia in instrumental conditioning. Behavioural Brain Research 199 43-52.
  • Yin, H. H., Knowlton, B. J., Balleine, B. W. (2004) Lesions of dorsolateral striatum preserve outcome expectancy but disrupt habit formation in instrumental learning. Eur J Neurosci; 19:181–9.
  • Yin, H.H., Ostlund, S. B., Balleine, B.W. (2008) Reward-guided learning beyond dopamine in the nucleus accumbens: the integrative functions of cortico-basal galglia networks. European Journal of Neuroscience, Vol. 28, pp. 1437-1448.

Psicomemorias

Psicomemorias es una plataforma de divulgación de Psicología. Si quieres conocer más sobre nosotros, puedes echar un ojo aquí: http://www.psicomemorias.com/linea-editorial/

10 Interacciones

  1. María Jesús dice:

    Muy interesante

  2. Javier dice:

    Excelente trabajo

  3. Jorge dice:

    Muy bueno, e interesante

  4. Juan Carlos Ruiz dice:

    Muy interesante. Un buen trabajo!

  5. A. Manuel dice:

    Interesante trabajo. Riguroso y bien planificado.

  6. Inma dice:

    Gracias a todos 🙂

  7. Daniel dice:

    Si bien el artículo es interesante, no deja de hacerme ruido eso de: “lesión del cuerpo estriado dorsomedial”.
    ¿Se supone que es una lesión permanente que se hace a los “sujetos” (léase animales)?

    • Inma dice:

      Hola Daniel,

      existen varios estudios acerca de lesiones en estriado en relación a los distintos tipos de aprendizaje.
      Aunque no he hecho referencia, se piensa que estriado ventral tiene mucho que ver con el aprendizaje pavloviano E- E.
      Por otro lado tenemos estriado lateral que se divide en estriado dorsomedial y estriado dorsolateral.

      – Cuerpo Estriado Dorsomedial parece estar implicado en los procesos de Aprendizaje de Metas (R-C)). Para comprobar esto a nivel biológico se han hecho varios estudios tanto de lesión permanente, como de inactivación local de la zona con GABA A muscinol. Además, se sabe que en este área, uno de los receptores implicados en la activación y potenciacion a largo plazo es el rNMDA; tras una infusión de APV en la estructura (es un antagonista de NMDA) se observa como el aprendizaje de metas se ve afectado.

      – Cuerpo Estriado DorsoLateral por su parte parece estar implicado en el Aprendizaje de Hábitos (E-R). También hay mucha literatura el respecto. Esta estructura esta inervada por células dopaminérgicas. si provocamos una lesión permanente en la zona, en sustancia negra (que conecta directamente con estriado) o en la misma vía, aparece un deterior en el aprendizaje de hábitos.

      Espero haber sido de ayuda si necesitas más información no dudes en pedírmela
      Muchas gracias

      Inma

  8. Eric dice:

    Muy interesante! Me queda la duda si el protocolo por ustedes utilizado genera un aprendizaje de hábitos o un fortalecimiento del aprendizaje dirigido a metas. Bajo esa posibilidad, puede pensarse que los animales “sobre-entrenados” no generaron un hábito propiamente, sino un aprendizaje de metas más consolidado, que no es posible extinguir cuando se devalúa el reforzador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás también te guste...